El presidente iraní, Hasan Rohaní
El presidente iraní, Hasan Rohaní - AFP

Irán amenaza con romper el acuerdo nuclear si EE.UU. impone más sanciones

Washington ha dictado en los últimos meses varias tandas de sanciones por los programas armamentísticos de Hasan Rohaní

Actualizado:

El presidente iraní, Hasan Rohaní, advirtió hoy de que su país podría retirarse del acuerdo nuclear firmado en julio de 2015 con seis grandes potencias en caso de que Estados Unidos imponga nuevas sanciones contra Teherán. En un discurso televisado en el Parlamento, aseguró que el regreso a la situación previa al acuerdo es posible «en un tiempo corto, no en un plazo de semanas o meses sino en días u horas».

«Los nuevos gobernantes de EE.UU. deben saber que la experiencia fracasada de sanciones trajo a sus anteriores administraciones a la mesa de negociaciones», recordó Rohaní al presidente estadounidense, Donald Trump, contrario al pacto. Rohaní insistió en que Irán podría regresar rápidamente a «una situación mucho más avanzada (a nivel nuclear) que en el momento de inicio de las negociaciones» del llamado Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, en inglés).

También criticó que Trump ha hablado «durante meses de romper el JCPOA» y ahora, para evitar el aislamiento, acusa a Irán de la «violación del espíritu» del pacto. Esto, pese a que -subrayó Rohaní- la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA) ha reconocido en siete informes que Irán está cumpliendo con el acuerdo. «Irán ha cumplido con sus compromisos y seguirá de manera seria cualquier violación por parte de los demás y responderá en concordancia», agregó. El presidente iraní destacó asimismo que el pacto nuclear es «equitativo» y no implica «ni una amenaza contra los países ni una rendición ante las potencias».

El acuerdo nuclear supuso el levantamiento de las sanciones internacionales contra Irán a cambio de una limitación y control del programa atómico de Teherán. Washington ha impuesto a Irán en los últimos meses varias tandas de sanciones relacionadas con sus programas armamentísticos, que Teherán considera una violación al JCPOA. En respuesta a las últimas sanciones, el Parlamento iraní aprobó un proyecto de ley que contiene un plan de contramedidas, entre ellas un refuerzo de 500 millones de dólares para el programa defensivo de misiles del país.