Internacional

Guillermo Fariñas cumple 50 días de huelga de hambre sin intención de desistir

La hija del disidente cubano ha impulsado una campaña en su apoyo este viernes en las redes sociales

Guillermo Fariñas (i), acompañado de otros disidentes cubanos, en su casa de Santa Clara (centro de Cuba)
Guillermo Fariñas (i), acompañado de otros disidentes cubanos, en su casa de Santa Clara (centro de Cuba) - Fantu
ABC - abc_mundo Madrid - Actualizado: Guardado en:

El opositor cubano Guillermo Fariñas ha cumplido este jueves 50 días en huelga de hambre y sed con la intención de mantener la protesta porque considera que tiene un «reto moral» con otros disidentes de su país. Hospitalizado en cuatro ocasiones desde que comenzó su huelga el pasado 20 de julio, Fariñas dijo por teléfono a Efe que tiene «un reto moral con los otros opositores que están siendo golpeados» e insistió en que solo pide «que se cumpla la Ley cubana». «Vamos a continuar hasta las últimas consecuencias, incluida la muerte», aseguró el opositor desde su domicilio en la ciudad central de Santa Clara.

Fariñas, premio Sájarov 2010 del Parlamento Europeo por la defensa de los derechos humanos, inició esta protesta para exigir al Gobierno cubano el cese de la represión de los disidentes y un diálogo con la oposición. «Sólo pedimos que se cumpla la ley, no pedimos a Raúl (Castro) que deje el poder», dijo en referencia al presidente cubano.

Su hija, Alicia Fariñas, ha impulsado una campaña en apoyo del disidente para este viernes en las redes sociales. La campaña, cuya una de sus etiquetas es #SOSMundialXFariñas, pretende que se divulgue la la situación del psicólogo y periodista cubano. «Estoy haciendo un llamamiento humanitario a todas las instituciones democráticas por la vida de Fariñas», explicó a Martí Noticias desde Puerto Rico.

El disidente ha perdido el conocimiento en cuatro ocasiones

El opositor de Santa Clara (centro de la isla) denunció que está siendo víctima de un «asesinato premeditado» por parte del Estado, cuya estrategia, según el opositor, es la de no ingresarle en el hospital y no realizarle transfusiones de sangre. Desde que comenzó su ayuno, Fariñas ha perdido el conocimiento en cuatro ocasiones y fue llevado en cada una de ellas al hospital provincial Arnaldo Milián Castro, donde recibió hidratación por vía intravenosa. Solo en la primera de esas cuatro hospitalizaciones pidió el alta voluntaria, pero en las restantes los médicos lo enviaron a su casa y descartaron mantenerlo internado, explicó.

El opositor precisó que, tras 50 días sin ingerir bebida ni alimentos, tiene la presión arterial descompensada, dolores articulares y dolor de cabeza, así como niveles altos de hemoglobina que «preocupan un poco a los médicos» y que harían necesaria una transfusión de sangre. «La estrategia del Gobierno es no ingresarme y no transfundirme», dijo Fariñas, y sostuvo que esa situación puede provocarle un fallo cardiorrespiratorio o renal. También aseguró que ni él ni su familia introducen comida ni bebida en su domicilio «para que las autoridades no puedan difamarnos».

Visitas y apoyo exterior

Fariñas, que ha recibido desde que comenzó esta huelga de hambre y sed las visitas de altos cargos de la Iglesia católica en Cuba y de representantes de embajadas y de la Unión Europea, explicó que en los últimos días no ha recibido nuevas visitas, «pero sí apoyo del exterior». El Encuentro Nacional Cubano (ENC), que agrupa a 65 organizaciones opositoras de dentro y fuera de la isla, señaló el miércoles en Miami que al «dejar morir» a Fariñas, el Gobierno de Cuba comete un «asesinato premeditado».

Guillermo Fariñas, que encabeza el ilegal Frente Antitotalitario Unido (Fantu), acumula desde 1995 un total de 25 huelgas de hambre, la anterior en 2010, cuando hizo cien días de ayuno, la mayor parte de ellos hospitalizado, para pedir al Gobierno la liberación de un grupo de opositores presos enfermos.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios