Internacional

Un francotirador británico mata de un solo disparo a cuatro militantes de Daesh que iban a quemar vivos a 12 rehenes

Los civiles, ocho hombres y cuatro mujeres, iban a ser asesinados por suspuesto espionaje

Vídeo: Un francotirador británico mata a cuatro terroristas de un disparo - ABC
ABC Madrid - Actualizado: Guardado en:

Un francotirador británico, que forma parte del SAS (Special Air Service, Servicio Aéreo Especial), acabó con la vida de cuatro miembros de Daesh de un solo disparo cuando éstos iban a asesinar a 12 rehenes. Pretendían dispararles con un lanzallamas y quemarlos vivos a todos. El militar, ahora elevado a la categoría de héroe por los medios británicos, disparó, a una distancia de 1.500 metros con una Barrett.50 calibre, contra el terrorista en el momento justo, cuando ya se disponía a cometer el crimen. La bala impactó en el lanzallamas. Entonces se formó una enorme bola de fuego que mató a otros tres miembros del grupo terrorista que estaban allí para grabar la ejecución. Una fuente le narró al diario británico «The Daily Star Sunday» cómo el rescate tuvo lugar en una localidad cercana a Raqqa, en Siria, a principios de este mes.

Poco después de la explosión, los prisioneros -civiles- fueron puestos en libertad por las fuerzas especiales británica y estadounidense. El verdugo al que mató «in extremis» el soldado británico ya estaba en el punto de mira de Estados Unidos. Su forma de sacrificar a los prisioneros -quemándolos vivos- había hecho saltar las alarmas.

Otra fuente también declaró al periódico: «El equipo militar que salvó a los rehenes de manos de Daesh había recibido el aviso de que la ejecución se haría allí. Por eso tomó una posición privilegiada: se veía el pueblo desde arriba». A lo que añadió: «Doce civiles iban a ser asesinados -ocho hombres y cuatro mujeres. Eran sospechosos de espionaje. El verdugo pronunció una especie de discurso incoherente. Cuando se disponía a realizar la matanza el francotirador del SAS abrió fuego».

Este rescate se produce pocos meses después de que otro francotirador, también de las fuerzas aéreas británicas, destruyese dos coches bomba de un solo disparo, cuando estaban siendo conducidos en dirección a Libia. Los yihadistas querían llevar una a bomba a Trípoli, donde tenían planeado atentar contra un mercado, revelan los servivios de inteligencia. Salvó cientos de vidas al disparar al conductor en la cabeza a una distancia de 1.000 metros. La bala atravesó el cráneo del conductor y alcanzó a su copiloto en el cuello. Los mató a los dos.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios