Teodoro Obiang gobierna con mano de hierro esta excolonia española desde 1979
Teodoro Obiang gobierna con mano de hierro esta excolonia española desde 1979 - EFE

Elecciones legislativas en Guinea Ecuatorial con el partido del presidente como indiscutible favorito

Una parte de la oposición boicotea los comicios, mientras organizaciones pro derechos humanos como Human Right Watch denuncian limitaciones a las libertades de expresión, reunión y asociación, así como acoso a las candidaturas opositoras

MadridActualizado:

Este domingo Guinea Ecuatorial - excolonia española- celebra elecciones legislativas con el Partido Democrático de Guinea Ecuatorial (PGDE) dirigido por el veterano mandatario del país, Teodoro Obiang, como indiscutible favorito y ante el boicot de parte de la oposición y las habituales denuncias de grupos pro Derechos Humanos, como Human Rights Watch, contra las limitaciones a la libertad de expresión, reunión y asociación y el acoso a otras candidaturas durante la campaña electoral.

El PDGE del mandatario controla actualmente 99 de los 100 escaños de la Cámara de Representantes del Pueblo y con 74 de los 75 de la Cámara Alta. en línea con los resultados obtenidos desde 1991, tras el fin de la regla del partido único. El escaño restante es el del partido opositor Convergencia para la Democracia Social (CPDS).

En esta ocasión, el CPDS acude a las elecciones en coalición con la Unión de Centro Derecha (UCD) bajo el nombre Juntos Podemos en un intento por arrebatar escaños al partido del Gobierno: «Debido a que la reforma constitucional de 2012 convierte al Presidente Obiang en Jefe del Estado y del Gobierno al mismo tiempo, las elecciones del 12 de noviembre, al no ser presidenciales, no servirán para cambiar al Gobierno, sino para tener mayoría en las dos Cámaras del Parlamento nacional», ha denunciado el CPDS en su declaración de intención electoral publicada en su web.

Restricciones

La oposición además ha denunciado constantes restricciones durante la campaña así como bloqueos constantes de los teléfonos, restricciones al acceso a las redes sociales y acoso contra los críticos al Gobierno ecuatoguioneano.

Uno de los últimos episodios ha sido la detención del dibujante Ramón Nsé Esono Ebalé, detenido por tres agentes de seguridad del Estado tras salir de un restaurante en Malabo, la capital del país, el 16 de septiembre, en virtud de una ley sobre difamación que permite la persecución penal de personas que critiquen al presidente y otros altos funcionarios gubernamentales.

Tutu Alicante, director ejecutivo de la organización EG Justice, que realiza un seguimiento de las violaciones de derechos humanos en Guinea Ecuatorial ha denunciado que «el gobierno de Guinea Ecuatorial demuestra una vez más su hostilidad hacia cualquier forma de crítica que se desmarque de su censura opresiva».

Recientemente, en julio, las autoridades detuvieron arbitrariamente a Benjamin Ndong, conocido como Jamin Dogg, tras difundir una canción en apoyo a los taxistas que se manifestaban contra el aumento del precio de las licencias.

Condena a «Teodorín»

Estas elecciones están también marcadas por la sentencia dictada el 27 de octubre por un tribunal de París al primer vicepresidente de Guinea Ecuatorial e hijo del mandatario, Teodoro Nguema Obiang Mangue, también conocido como 'Teodorín', por saquear 150 millones de euros del Tesoro Público de Guinea Ecuatorial y blanquearlo con compras millonarias en París, donde adquirió propiedades de lujo, coches de alta gama y yates millonarios.

El juicio contra el hijo mayor del presidente ecuatoguineano comenzó en enero de 2017 después de 10 años desde que Transparencia Internacional Francia y Sherpa Asociación, dos organizaciones de la sociedad civil, iniciaran la batalla legal contra la corrupción en Guinea Ecuatorial. El capital malversado procede de los ingresos por petróleo y de un impuesto sobre la madera en el momento en el que el condenado estaba al frente del Ministerio de Agricultura y Bosques.

'Teodorin' ha sido declarado culpable y se le ha impuesto una pena de prisión suspendida de tres años y una multa, también suspendida, de 30 millones de euros. Además, el tribunal ha ordenado la confiscación de los activos franceses de 'Teodorín', que tienen un valor de más de 100 millones de euros. El fiscal de París Jean-Yves Lourgouilloux ha asegurado que el «gasto fraudulento» de Obiang ascendía a más de 150 millones de euros.

'Teodorín' recurrió en contra de su proceso en 2015 argumentando que tenía inmunidad diplomática, pero el Tribunal de Casación dictaminó que los cargos que se le imputan se refieren «exclusivamente» a su vida privada en Francia y no a sus funciones gubernamentales en Guinea Ecuatorial. Tampoco la Corte Internacional de Justicia le dio la razón a Obiang, quien alegaba que Francia no tenía jurisdicción para investigarle.

Este caso es el primero que llega a los tribunales dentro de una larga lista de denuncias por adquisiciones ilícitas en Francia por parte de líderes y familiares de varios países africanos, incluidos Gabón y la República del Congo.

La lujosa residencia de Obiang en la avenida Foch de París, cerca del Arco del Triunfo, ha sido uno de los activos analizados durante el juicio. La propiedad, que fue adquirida por 25 millones de euros en 2005, cuenta con un gimnasio, una estudio de peluquería y una discoteca con pantalla cinematográfica.