Internacional

May activará a finales de marzo el artículo que inicia la salida de la UE

Anuncia una nueva ley para «acabar con la autoridad de las leyes europeas en el Reino Unido» y «volver a ser un país soberano»

LUIS VENTOSO - @abc_es Londres - Actualizado: Guardado en:

Comienza de verdad el Brexit. Solo unas horas antes del inicio del congreso del Partido Conservador en Birmingham, Theresa May, que ayer cumplió 60 años, ha anunciado los primeros pasos para hacer realidad la ruptura. En una entrevista en la BBC en la mañana dominical, acaba de anunciar que activará a finales de marzo «el artículo 50 del Tratado de Lisboa», que inicia formalmente la salida del país de la Unión Europea, proceso que se culminará dos años después tras unas negociaciones que serán según ella «muy complejas». Además, ha dado a conocer que presentará una ley para revocar la preeminencia que hoy tiene la legislación europea en el Reino Unido, establecida por una norma de 1972, la Ley de Comunidades Europeas, que pretende derribar. [Lee el discurso completo en inglés de May]

May acaba así con la indefinición que se le achacaba en relación al calendario de ruptura con la UE y se inclina por un Brexit rápido, como demandaban Boris Johnson y Liam Fox, que hicieron campaña destacada por el Leave. Con los tiempos que ha anunciado hoy, la salida total podría consumarse en el verano de 2019.

En su discurso de apertura ante el congreso del partido, que ofrecerá pasadas las dos de la tarde (tres en España), May presentará su posición sobre el Brexit, pero ya ha adelantado las principales novedades. En contra de lo que le pedían los cameronistas, activará ya el artículo 52, en los tres primeros meses del próximo año. George Osborne, el antiguo ministro de Economía y brazo derecha de Cameron, le venía recomendando que no lo hiciese hasta final de año, porque las elecciones en Francia y Alemania van a provocar una cierta interinidad que dejará al Reino Unido sin interlocutores sólidos. Pero May ha desechado este punto de vista y ha escuchando a los más eurófobos de su gabinete –Boris Johnson, Liam Fox y David Davis- irá por la vía rápida.

La primera ministra, que lleva tres meses en el cargo y en el referéndum hizo una campaña casi invisible a favor de la permanencia, ha adoptado el léxico del «Leave» a la hora de anunciar una norma que revocará la soberanía de las leyes europeas en el Reino Unido: «Será el primer paso para convertir al Reino Unido en un país soberano e independiente de nuevo. El poder y la autoridad volverán a las instituciones electas de nuestro país. Se acabará la autoridad de las leyes europeas en el Reino Unido», ha dicho en una entrevista en «The Sunday Times».

En su conversación televisiva puso como ejemplo que las leyes laborales volverán a ser británicas, y no europeas. Sin embargo, aunque se apruebe ahora la revocación de la Ley de 1972, no será operativa hasta que se complete la salida de la UE, pues en el transcurso de la negociación formalmente el Reino Unido sigue formando parte de la misma. Además, su paso por el Parlamento será complicado, porque muchos diputados laboristas, el SNP y hasta algunos conservadores europeístas podrían oponerse.

Una vez iniciado rápidamente el proceso de negociaciones, May parece abogar sin embargo por una versión suave del Brexit. Preguntada por si cortará por completo la entrada al país de inmigrantes comunitarios, dio a entender que se permitirá su llegada «según los intereses del Reino Unido».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios