Netanyahu durante la ceremonia de despedida este martes
Netanyahu durante la ceremonia de despedida este martes - AFP

Netanyahu pide unidad en el entierro de las víctimas judías del atentado de París

Actualizado:

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha instado este martes a la comunidad internacional a unirse en la lucha contra el terrorismo, en un discurso durante el entierro de las cuatro víctimas judías del atentado a un supermercado kosher de París.

«El terrorismo amenaza a todo el mundo (...). Los líderes del mundo empiezan a entender esta amenaza», ha dicho el primer ministro, quien ha asegurado: «Los terroristas nunca nos vencerán».

En un acto oficial al que han asistido ministros, diputados y grandes rabinos, así como una representante del Gobierno francés, la ministra de Ecología, Segolene Royal, Netanyahu ha destacado que «los autores no son sólo enemigos del pueblo judío, sino de toda la humanidad».

«Ha llegado el momento de unirnos en el esfuerzo para erradicarlos», ha insistido en su llamamiento ante más de un millar de participantes en el entierro que tiene lugar en el cementerio Guivat Shaul de Jerusalén.

En un principio, las autoridades israelíes pensaron en enterrarlos en el emblemático y selecto camposanto del Monte de los Olivos, frente al Monte del Templo o Explanada de las mezquitas, pero al final han desistido sin dar una razón.

«Hay que elegir Israel por amor»

Los restos de Yoram Cohen, Philippe Barham, Yoav Hatab y Francois Michel Saada, acompañados de sus familiares, habían aterrizado en el aeropuerto de Ben Gurión, cerca de Tel Aviv, antes del amanecer.

Durante la ceremonia, en la que había numerosas banderas israelíes y carteles de «No somos más que judíos», los cuerpos han estado cubiertos en todo momento con el tradicional manto judío blanquiazul (el taledo), según el ritual religioso.

Uno de los momentos más emotivos se ha producido cuando la viuda de una de las víctimas ha tomado el micrófono para hablar y la ha acogido un silencio sepulcral solo roto por el llanto de varias personas.

El primer ministro, así como el jefe del Estado, Reuvén Rivlin, han destacado que los cuatro «fueron asesinados, como los del colegio de Toulouse (hace tres años) únicamente por ser judíos» y han insistido en su mensaje de los últimos días de que los judíos sólo pueden vivir en completa seguridad en su «hogar nacional: Israel».

«Los judíos tienen un solo país, que es su hogar nacional, que los recibirá con los brazos abiertos. Israel es el hogar auténtico de todos nosotros y cuantos más seamos y estemos más unidos, seremos más fuertes. Esa es la esperanza de todo el pueblo judío», ha afirmado el primer ministro.

Rivlin ha destacado que los judíos no deben emigrar a Israel «desde el dolor, porque la Tierra de Israel es una tierra de elección y hay que elegirla por amor».

Y se ha quejado de que «en 2015, setenta años después de la II Guerra Mundial, los judíos tengan temor de ir con kipá (solideo) y vestir su tzitzit (manto sagrado)» en los países europeos.

A las cuatro víctimas del ataque, el jefe del Estado ha prometido que Israel «seguirá velando por su derecho de vivir como judíos» donde elijan, y de «educar a los niños en el amor a Israel».