Traición, celos y mentiras: la relación tóxica de Alejandro Albalá y Chabelita

Tan solo unos días después de anunciar la ruptura, el hijo de Paz Guerra desvela todas las intimidades de Isa

MADRIDActualizado:

Han pasado de quererse con locura -o eso es lo que hacían ver de puertas para fuera- y estar juntos las 24 horas del día a odiarse. Y aunque parecía que las cosas iban a arreglarse entre Alejandro Albalá y Chabelita Pantoja, el matrimonio está más que acabado, a juzgar por las últimas delcaraciones. Cierto es que no es la primera vez que esta pareja rompe su relación pero, en esta ocasión, las cosas no tienen pinta de arreglarse.

El exnovio de la hija de Isabel Pantoja acudió el pasado sábado al programa «Deluxe» para hablar sobre su relación y, sorprendentemente, pidió el divercio en directo a su todavía mujer, dejando boquiabiertos a todos los presentes e, incluso, a los propios colaboradores del espacio de Telecinco.

Pero este no fue el único titular que dio Albalá. Compartió todo tipo de intimidades de su pareja, a la vez que aportaba pruebas de los que decía, e hizo un retrato de Pantoja nada agradable: tóxica, celosa, infiel, manipuladora... no se dejó nada en el tintero. Tenía todo preparado y medido al detalle. También sabía que le preguntarían por la acusación de supuestos malos tratos hacia Isa Pantoja que, en varias ocasiones, había denunciado ante los medios. Para probar su inocencia, Albalá llevó un vídeo de esta asegurando que había sido un error y que todo fue fruto de una discusión.

Además asegura que le fue infiel: «Yo sabía las que habían salido en televisión, pero cuando estuve en Sevilla, me iban diciendo cosas. Y me conocían y al tiempo me decían, 'pues yo he estado con tu mujer y la persona que vales eres tú y ella no es trigo limpio». Por si fuera poco el joven dijo que era muy celosa y que se pasaba 24 horas revisando su móvil. «Yo solo miré su móvil cuatro veces y las cuatro he visto algo que no debería», dice.

También tuvo tiempo, en las dos horas de duración del programa, de contar alguna que otra intimidad sobre su todavía mujer. «Ella empezó a contarme todo lo que había hecho en la cama con otros hombres. Lo que les hacía, incluso cómo la tenían». Está claro que con esta entrevista, Albalá da por finalizada la relación.