El duque de Edimburgo junto a la Reina Isabel II
El duque de Edimburgo junto a la Reina Isabel II - EFE

Felipe de Edimburgo reaparece a falta de una semana para la boda del Príncipe Harry y Meghan Markle

El esposo de Isabel II y abuelo del novio se sometió a una operación de cadera hace un mes que le tuvo apartado de la vida pública

MADRIDActualizado:

Quedan ocho días para que el Príncipe Harry y Meghan Markle se conviertan en marido y mujer. Una semana de nervios y últimos retoques a una ceremonia en la que no faltará nadie de la Familia Real inglesa, solo el recién nacido Luis de Cambridge. Duda era también su bisabuelo, Felipe de Edimburgo, quien ha reaparecido a los mandos de un coche en la Royal Windsor Horse, demostrando que está mejor que nunca.

El marido de Isabel II se sometió a una operación de cadera hace un mes, una intervención que ya estaba programada en su agenda, y cuya recuperación le ha tenido apartado de la vida pública hasta ahora. El duque estará el sábado 19 de mayo en la capilla de San Jorge del castillo de Windsor, pese a las especulaciones sobre su delicado estado de salud.

A sus 96 años, el marido de la Reina de Inglaterra vive retirado de los actos oficiales. Ha sido su hijo, el Príncipe Carlos, y sus nietos, Guillermo y Harry de Inglaterra, quienes han aumentado su agenda para cubrir los huecos dejados por la 'jubilación' de su abuelo.

Los Windsor, los Markle

La recuperación del duque de Edimburgo, y por tanto su asistencia al enlace de su nieto, era una de las pocas incógnitas por resolver en la lista de invitados de la boda. El Príncipe Harry ha contado con toda su familia. También con los Spencer, con quien cuenta para mantener vivo el espíritu de su madre durante la ceremonia.

Por su parte, Meghan Markle tendrá a sus dos padres acompañándola en un día tan importante. A quien ha dejado fuera es a sus hermanastros, una decisión que tampoco ha sido una sorpresa, tras ser criticada duramente por ambos en los tabloides ingleses.