Estilo - Gente

La «buena vida» del marqués de Griñón

Carlos Falcó presentó ayer su libro de memorias, dedicado a su pareja Esther Doña

El marqués de Griñon y su pareja, Esther Doña, durante el premio de Loewe
El marqués de Griñon y su pareja, Esther Doña, durante el premio de Loewe - ABC
BEATRIZ CORTÁZAR Madrid - Actualizado: Guardado en: Estilo , Gente

Rodeado de sus amigos y con su «pareja de hecho» en primera fila (la malagueña Esther Doña), el marqués de Griñón se dio ayer un baño de felicitaciones en la sede del Club Siglo XXI (en el madrileño hotel Eurobuilding), donde presentó su libro «La buena vida». Se trata de unas memorias de un hombre amante del campo y el vino, como definió su editora, salpicado de «historias de España que emocionan leer», tal y como añadió.

Ramón Tamames compartió turno de presentaciones, dejando claro la amistad que mantiene con Carlos Falcó desde hace décadas. El economista recordó que Griñón nació, al igual que Machado, en la Casa de Dueñas, en Sevilla, y de él destacó la inquietud y discreción. Como maestra de ceremonias estuvo Paloma Segrelles hija, que escuchó atenta cómo Tamames recordaba sus años de colegio junto a Falcó «en el mejor bachillerato de la historia de España», y hasta su amistad con Felipe González. Sin embargo, se hizo especial hincapié en las tierras de Toledo, donde Griñón tiene sus viñedos.

Durante la velada se habló de vino y de aceite, de la tierra y los recuerdos, del pasado y del presente, y de amigos comunes. Así, se hizo una mención especial a Aline Griffith, condesa viuda de Romanones. Sin duda, lo más divertido fue la referencia a la «senectud con juventud, algo de lo que hablamos a menudo los dos», explicó el marqués en referencia a su actual pareja. Una cuestión muy acorde para «un libro, que está dedicado a Esther». Además, Falcó mencionó la suerte de haber nacido en el seno de una familia como la suya y de alcanzar los 79 años y seguir disfrutando de la vida: «La buena vida es vivir lo que uno quiere vivir, cumplir los sueños y hacer algo por el resto de la humanidad», señaló.

Campanadas de boda

Sin duda, la persona más nerviosa de la sala, pendiente en que todo saliera a la perfección, fue Esther Doña, pareja de hecho del marqués y, seguramente, su próxima esposa allá para el mes de febrero, tal y como publicamos en estas paginas. La propia Esther no me descartó esa fecha, aunque el marqués sí dejó claro que no habrá boda antes de fin de año, fecha en la que tienen pensado viajar a Marrakech.

Como era de esperar, la última y sorprendente imagen de Tamara Falcó, con muchos kilos de más, fue otra de las cuestiones que despertó curiosidad fuera del acto en sí. Esther aseguró que el peso de Tamara se debe a un problema de hipotiroidismo y que su relación con los hijos de Falcó es muy buena. Lo cierto es que en la presentación estuvo Duarte, el más pequeño. También acudieron algunos amigos del marqués, como José María Michavila, objeto de los reporteros tras su reconciliación con Genoveva Casanova: «Yo solo hablo de mi vida privada con mis amigos», aseguró. Además, no faltaron Begoña Aranguren, que está feliz en su retiro segoviano, Matías Cortés o Emiliano Suárez.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios