Reuters

Sindicatos convocan una huelga indefinida en Siemens Gamesa

La compañía anunció el despido de 272 trabajadores en España

BilbaoActualizado:

La crisis de Siemens Gamesa se acentúa con el paso de las jornadas. El pasado 23 de noviembre, la compañía anunció que el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que planea llevar a cabo afectará a 272 personas en España. Ese mismo día se produjo una reunión entre la dirección y los sindicatos que, lejos de fluctuar, evidenció las diferencias entre ambas partes. Incapaces de alcanzar un acuerdo, las patronales han convocado una serie de paros parciales que comenzarán el 11 de diciembre y que desembocarán el día 15 en una huelga indefinida.

Por otro lado, el fabricante de aerogeneradores, resultado de la fusión de Gamesa y la división eólica de Siemens, anunció ayer a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que presentará un nuevo plan de negocio a los inversores el próximo 15 de febrero. Una fecha que fue acordada por el consejo de administración de la firma, que registró unas pérdidas de 135 millones de euros en el segundo semestre de su año fiscal y el primero de actividad conjunta.

Críticas de Galán

El anuncio de la huelga ahonda en la herida de la firma de aerogeneradores, cuya actuación fue ayer criticada también por el presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, dueño de un 8% de Siemens Gamesa. En el foro «La Europa sin fronteras» organizado en Madrid por El Confidencial, el empresario admitió que no está contento con los últimos resultados de la compañía, que en los últimos seis meses ha perdido la mitad de su valor.

A su vez, confesó que la intención de Iberdrola cuando selló su acuerdo con Siemens era el de «dar una salida de largo plazo» a un sector que no es el suyo, como es el de la fabricación de turbinas, transformadores o máquinas. En esta línea, destacó que el trato era el de establecer «un esquema con bastante españolización», y añadió que la eléctrica que regenta se quedó «para asegurar que las cosas se hacían razonablemente bien». Por ello, Iberdrola no vendió su participación en Gamesa, sino que la fusionó.

Tampoco le sentó bien enterarse «por la prensa» de los cambios que ha realizado la dirección en las últimas semanas. De esta forma se refirió a la salida de José Antonio Cortajarena, que procedía de Gamesa y que fue durante diez años secretario general y secretario del consejo de administración. Su sustituto ha sido Jürgen Bartl, un abogado alemán que no habla español: «Entonces dices, estamos enloquecidos o algo está fallando», lamentó Galán, que aventuró que, a pesar de todo, este tipo de acciones «tienen arreglo y remedio».

Este jueves se conoció además que el expresidente de Gamesa y exconsejero delegado de la compañía resultante de la fusión, Ignacio Martín San Vicente, percibirá una retribución total con cargo a 2017 de 6,18 millones de euros. Una cuantía que incluye la indemnización de 2,96 millones por su salida de la empresa.