Madrid

Rita Maestre se rebela contra los tres cargos de Espinar: «No respeta la democracia»

La portavoz municipal carga contra él por no acatar los documentos votados por los militantes en las primarias

El senador, diputado autonómico y secretario regional recurre a la arquitectura salarial para justificar su poder

Ramón Espinar y Rita Maestre
Ramón Espinar y Rita Maestre - ABC.ES

La división en Podemos Madrid está servida. Si las primarias que ganó Ramón Espinar no escenificaron de forma suficiente la ruptura entre ambos bloques —«Pablistas (Espinar) y Errejonistas (Maestre)»—, la portavoz municipal se ha encargado de subrayarlo. «Respetar la democracia es respetar los documentos», escribió Maestre en su cuenta de Twitter para dejar claro que no le agrada que su secretario general a nivel regional vaya a continuar, contra lo que se votó en las urnas telemáticas, ostentando hasta tres cargos de forma simultánea.

Según el documento «Órganos autonómicos: función y coordinación», aprobado hace unas semanas por los inscritos en Podemos Madrid que formaron parte de las primarias, y curiosamente propuesto por la candidatura Adelante Podemos con la Gente —liderada por Rita Maestre— se exponía la siguiente ecuación: «Una persona, dos cargos, con independencia de si éstos son internos o externos». En virtud de esto, queda claro que Podemos ha hecho una excepción con el senador, lo que ha provocado las críticas de Maestre.

El código ético genérico del partido, por ahondar en el hecho atípico que supone que Espinar pase por encima de lo que han decidido sus compañeros en Podemos, también estipula, en el punto XI, epígrafe «a» que los cargos electos deben «acatar la limitación que se establezca con carácter general sobre el número de funciones públicas que pueda desempeñar una única persona». En este caso, en Madrid, según lo que eligieron los participantes en las primarias, dos. Ni uno más.

Hay que recordar que actualmente Espinar aglutina tres cargos: senador, secretario general de Podemos en la Comunidad de Madrid y diputado en la Asamblea Regional. Los más puristas, incluso, podrían añadir a esta lista el cargo de portavoz del partido en el Senado. Cuatro.

La norma de conducta ética de Podemos, eso sí, establece una excepción para que un político elegido bajo sus señas pueda ostentar más de dos cargos públicos: que la suma de todos ellos sea «menor de tres salarios mínimos».

Arquitectura salarial

Y justo aquí es donde ha andado fino Espinar que, como buen conocedor del reglamento, renuncia, según informa Podemos en su web de Transparencia, al sueldo como senador y a parte del resto de sus ingresos para que las cuentas salgan.

La nómina de diciembre de 2015 —la última que subió el líder de Podemos en Madrid al portal— refleja que percibió 6.222 euros (contando la paga extra) por sus funciones. Para ser más exactos es conveniente recurrir a una nómina normal, la de noviembre, por ejemplo.

Ahí Espinar recibe 3111,11 euros mensuales en concepto de nóminas y/o indeminazaciones, de los cuales, para poder ostentar más cargos de los dos que determina el reglamento, renuncia a 1.165,31 euros, que dona al partido y a proyectos sociales de forma alícuota. Quedan, entonces, 1945,80 euros, exactamente tres Salarios Mínimos Interprofesionales (SMI) de 648,60 euros cada uno, justo la cantidad fijada en 2015 para el SMI. Bingo.

Según el código ético, Espinar puede tener todos los cargos que quiera si no cobra más de tres SMI

Por no faltar a la presunción de inocencia —por eso de que no hay que ser desconfiados...— se supone que Espinar habrá cumplido de forma escrupulosa con esta fórmula matemática durante el año 2016. Aunque no haya publicado ninguna de sus nóminas durante el presente ejercicio. Y aunque hace unas semanas se supiera que, en su día, abusó de picardía en detrimento de la ética para hacer negocio con un piso de protección oficial asumiendo una hipoteca de cuantía muy superior a sus ingresos cuando únicamente era un estudiante universitario.

Viendo lo enfadada que está, mejor que Rita Maestre no se entere de un hipotético caso en el que Espinar hubiera percibido, en 2016, más dinero que tres salarios mínimos por su labor institucional...

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios