Agentes de la Policía Municipal frente al bar Hassel, en Usera - EMERGENCIAS MADRID

Reyerta mortal en Usera: investigan la pelea entre dos grupos de jóvenes chinos en un karaoke

La Policía Nacional ha detenido a un chico de 23 años por el asesinato de un compatriota, de 26, en un bar de madrugada

MadridActualizado:

La Policía Nacional detuvo este sábado a un joven chino de 23 años por su presunta implicación en el asesinato de un compatriota durante una reyerta de madrugada en el bar karaoke Hassel, en el distrito de Usera. Además de la víctima, de 26 años, también resultaron heridos otros cuatro chicos de entre 20 y 30 años, de los cuales dos están ingresados en estado grave y otros dos fueron atendidos con cortes leves en las manos y la nariz.

El suceso tuvo lugar sobre las dos de la madrugada en este local de la calle de Gumersinda Rosillo, un callejón sin salida de apenas cincuenta metros de longitud. Fue entonces, poco antes de la hora del cierre, cuando los servicios de Emergencias recibieron una llamada alertando de una pelea entre jóvenes chinos. El bar, montado en una nave, es regentado por ciudadanos de esta nacionalidad y, según detallan los vecinos de la zona, es frecuentado únicamente por chavales del mismo país.

Cuando los sanitarios del Samur se personaron en el lugar junto a la Policía Municipal, encontraron en el interior del karaoke a un varón con una profunda herida de arma blanca en el flanco izquierdo del pecho, cerca del corazón. Se encontraba en parada cardiorrespiratoria y, aunque le practicaron un un masaje cardíaco, solo pudieron confirmar su muerte.

A unos 300 metros, en la calle de Marcelo Usera, más amplia y concurrida, atendieron a un segundo joven con una herida similar en el abdomen que le provocó una «evisceración» (salida de las visceras). Fuentes de Emergencias detallaron que una vez estabilizado fue trasladado al Hospital Doce de Octubre, donde permanece ingresado en estado crítico.

Los propietarios del bar Hassel entran al local horas después del suceso
Los propietarios del bar Hassel entran al local horas después del suceso

También dentro del bar, otro chico fue atendido por una herida penetrante en el costado izquierdo que le afectó al bazo. Trasladado al Clínico, está en estado muy grave. Otros dos jóvenes que estaban en el interior del karaoke precisaron de atención médica, aunque con una gravedad menor.

Fuentes policiales detallaron al cierre de esta edición que no se descartan nuevas detenciones y que está por determinar si el detenido es el autor material del asesinato o si solo participó en la reyerta. Igualmente, se investigan las causas de la pelea, que se libró con armas blancas y botellas. La Brigada de Homicidios de la Policía Nacional se ha hecho cargo del caso.

Silencio y hermetismo

Nadie en el barrio desconocía el suceso, pero pocos hablaban sobre ello o tenían alguna certeza sobre el funcionamiento de este local. «Sabemos que abre a las cinco de la tarde y que los que van son chavales, pero nada más», explicaban los responsables de un comercio cercano. Este periódico habló con los dueños del establecimiento, pero apenas aportaron datos sobre lo ocurrido: «Fue una pelea sin más, todo ocurrió muy rápido».

El bar Hassel tiene una apariencia de garaje, con las ventanas selladas, pero actúa como bar de copas incluso antes de que lo cogieran los actuales propietarios. «Antes lo llevaban unos sudamericanos y era más conflictivo», añaden. Las tiendas más próximas controladas por chinos cerraron filas en torno al suceso, con un hermetismo inquietante. Aunque algunos de los consultados aseguran que la vida en el karaoke es «discreta» habitualmente, otros testimonios señalan que han visto otras peleas entre jóvenes en el callejón. Otros preferían no hablar.

El distrito de Usera, al sur de la capital, es conocido como el «chinatown» de la ciudad. Según cifras del Ayuntamiento, está integrada por una comunidad de más de 6.000 chinos.