Seguidores de La Legión, ayer, a las puertas de Cibeles antes de empezar el pleno
Seguidores de La Legión, ayer, a las puertas de Cibeles antes de empezar el pleno - ISABEL PERMUY

La retirada de las placas del callejero por la Memoria Histórica empezará en mayo

El Ayuntamiento dará subvenciones a los 50.000 vecinos y a los comercios afectados por el cambio de nomenclaturas

MADRIDActualizado:

Ahora Madrid, PSOE y Ciudadanos dieron ayer el visto bueno al cambio de nomenclatura de 52 calles de Madrid propuesto por el Comisionado de la Memoria Histórica para borrar la huella franquista de los viales madrileños.Entre ellas se incluyeron nueve de las ochenta sugerencias que enviaron las Juntas de distrito. El PP se abstuvo en la votación realizada en un Pleno Extraordinario y Urgente convocado con 48 horas de antelación por considerar que, con esa interpretación del pasado, se clasifica a vivos y muertos con «maniqueísmo».

Según explicó el Tercer Teniente de Alcalde, Mauricio Valiente, el acuerdo plenario será refrendado en la primera Junta de Gobierno, es decir, el jueves que viene. Sin especificar una cuantía exacta, Valiente indicó que se ha reservado una cantidad para subvencionar a los más de 50.000 vecinos madrileños y centenares de comercios afectados por el cambio en el nombre de los viales. Y, durante el mes de mayo, comenzán a retirarse los cambios de las placas afectadas.

Valiente atacó la postura del PP porque, según su interpretación, los populares «no quieren aplicar la ley de Memoria Histórica». «Como Grupo no asumen la responsabilidad sobre este tema, pero les va a pesar. Luego se avergonzarán de la falta de coherencia del PP en esta ciudad», lanzó.

Ninguna de las 18 denominaciones propuestas por el Partido Popular fue aceptada. Tampoco las de Cs. Los populares pedían que se rindiese homenaje a las víctimas del terrorismo, así como a figuras del bando republicano. Entre otros, se pretendía recordar a los Abogados de Atocha, a la fiscal Carmen Tagle, asesinada por ETA, al general republicano Vicente Rojo o a Torcuato Fernández-Miranda, figura clave de la Transición.

Ciudadanos, por su parte, echó en cara que el Gobierno municipal haya tramitado el Pleno por la vía urgente, lo que ha impedido el estudio necesario de las nuevas alegaciones. Por ello, la edil de Cs Sofía Miranda considera que no se respetó a la oposición, ya que de las 23 alegaciones que enviaron, 7 no han obtenido respuesta y las otras 16 se rechazaron. «Habla de Derechos Humanos, pero luego no respeta a la oposición que han votado a los madrileños», censuró.

Para los socialistas este acuerdo llega muy tarde, puesto que la Ley de Memoria Histórica fue aprobada por el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero hace ahora diez años. «Es muy necesario salir este bucle en el que nos hemos metido y empezar a plasmar los cambios en el callejero. Hemos esperado demasiado para aprobar este acuerdo», reprochó la edil socialista, Mar Espinar, que también lamentó que el equipo de Manuela Carmena haya consumido media legislatura para llevar a cabo estas modificaciones en el callejero.