Juguetes sexuales en máquinas expendedoras.
Juguetes sexuales en máquinas expendedoras. - G. P.

«Rápidas y discretas»: así son las máquinas expendedoras sexuales en Madrid

La capital cuenta con estructuras portátiles con juguetes y lencería al alcance de la mano

MADRIDActualizado:

La gasolinera Repsol, situada en la calle Arturo Soria con José del Hierro, permanece abierta las 24 horas. Parece ser un lugar idóneo para instalar en un rincón una máquina expendedoras de objetos sexuales. La estructura es una caja de dos metros cuadrados de color negra y en uno de sus laterales se puede leer «Private Shop 24». Una cortina oscura en la puerta impide la visión hacia la parte interna de la cabina de los curiosos que rellenan los depósitos de sus coches.

Álvaro Serrano aparca unos metros antes del expendedor. «Solo serán unos minutos», le dice a su mujer que espera en el auto. Serrano lleva en mano su DNI y la tarjeta de crédito. El cristal opaco de la máquina se aclara una vez que el lector identifica la mayoría de edad en el documento de identidad. En su interior, cuatro estantes sostienen una gran cantidad de objetos sexuales, mientras la pantalla indica los juguetes que están agotados, incluso muestra fotos y vídeos de cómo usarlos.

«Rápido y discreto. ¡No pido más!», comenta el hombre de 32 años sobre la compra de un masturbador mini-súperpotente. El último. 63,25 euros. Sus clientes señalan que se puede encontrar lo mismo que en un sex shop tradicional. Sin embargo, la variedad de los productos sigue siendo un potencial diferenciador entre ambos negocios.

Siga leyendo en Madrilanea.com