Madrid

El PSOE fulminó a su portavoz de Economía por sus críticas a la política presupuestaria de Carmena

La alcaldesa dispara el gasto a más de un 9% con el apoyo de los socialistas

La alcaldesa saluda a un grupo de niños
La alcaldesa saluda a un grupo de niños - JAIME GARCÍA
Marta R. Domingo/ C. Hidalgo - @abc_madrid Madrid - Actualizado: Guardado en:

El delegado de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez Mato, avanzó ayer las líneas generales del presupuesto del Ayuntamiento de Madrid para 2017, que asciende a 4.646 millones de euros y dispara el gasto un 9,36% con respecto a 2016 (363,4 millones de euros); el Consistorio de Manuela Carmena no quiso concretar al detalle de qué manera equilibrará las cuentas para explicar semejante desembolso. Lo que sí parece que tiene claro Ahora Madrid (20 ediles) es que contará con el apoyo del PSOE (9 concejales), con quienes han negociado las cuentas. Partido Popular y Ciudadanos, cuentan con 28 escaños.

Además, así se explica la defenestración del edil socialista Ransés Pérez Boga, según fuentes de su entorno, como portavoz en la comisión de Economía y Hacienda tras censurar las cuentas de Sánchez Mato. Su exjefa de filas, con la que estaba enfrentado, Purificación Causapié, se asegura así evitar los posibles roces en este sentido entre PSOE y Ahora Madrid. Y todo, pese a que Pérez Boga, experto economista, era presidente de la Organización Profesional de Inspectores de Hacienda.

Sánchez Mato, del sector anticapitalista de IU e integrado en Ahora Madrid, subrayó que el porcentaje dedicado a la amortización de la deuda caerá un 30,5 por ciento con respecto a las cuentas de 2016. Llama la atención esta bajada cuando en el presupuesto de 2016 Ahora Madrid vendió como un éxito la amortización, cuando realmente la tuvieron que hacer, obligados por el Ministerio, al no saber cuadrar los presupuestos de inversiones sostenibles.

Algunas fuentes socialistas sostienen, con rotundidad, que el planteamiento de estas cuentas ratifican que «hemos pasado de austeridad por convicción del gobierno de Ana Botella (PP), a la austeridad por ineficiencia de Ahora Madrid».

Mismo texto, distinto voto

Sobre la Regla de Gasto, Sánchez Mato apuntó que no se trata de no respetarla, sino de que para poder hacerlo se necesitan «subir escalones para poder prestar los servicios públicos». El concejal se mostró optimista en cuanto a la respuesta del Gobierno central, después de intercambiar conversaciones verbales y por escrito. «Dicen que no sólo es posible, sino que es bueno», aseguró el edil de Ahora Madrid.

El edil matizó que las cuentas de Madrid «no están tuteladas», sino que se someten a unas normas. Ante a un hipotético rechazo del Gobierno en funciones, Sánchez Mato reclamó que el Ayuntamiento tiene «autonomía para las decisiones municipales» y que «cualquier recurso se entendería como hecho con cierta ojeriza». «El rechazo sólo podría entenderse desde la envidia por unas cuentas saneadas y por demostrar que se puede hacer otro tipo de política», aseguro en tono irónico.

A pesar de que el PSOE posibilitó la investidura de Manuela Carmena como alcaldesa de la capital, los socialistas han mantenido una actitud entre errática e inmersa en el seguidismo en materia económica. En julio, pusieron objeciones al Plan Económico Financiero (PEF).Por ello, su votación fue aplazada y será debatida en el Pleno municipal, la semana que viene. A Ahora Madrid no le quedó otra alternativa, tras obtener el rechazo de PP y Ciudadanos y la abstención del PSOE en la comisión de Economía y Hacienda. Sin embargo, esta vez socialistas se pondrán del lado de Ahora Madrid. Y eso que no se cambiará ni una coma al texto. «El seguidismo de Causapié es malo para el PSOE y para Madrid», indicaron fuentes de la propia bancada socialista en Cibeles.

El Plan Económico y Financiero se ha convertido en una piedra en el zapato para Sánchez Mato. Ayer, para evitar que vuelva a fracasar, anunción: «Puede que se incluya alguna modificación tras el Pleno de este mes, pero nada que afecte a los números». Esta aseveración apuntala la incongruencia de los de Causapié de dar su visto bueno en septiembre a aquello que no les gustaba dos meses antes. Y así se llega a la polémica destitución del que fuera portavoz de Economía y Hacienda de los socialistas. Una persona que, además, se vendió como uno de los fichajes estrella de la candidatura que encabezaba Antonio Miguel Carmona en las elecciones municipales de mayo de 2015.

Ransés Pérez Boga mostró claramente, en julio, sus reticencias al Plan Económico y Financiero. La versión oficial del PSOE era que le «gustaba la música», pero no lo suficiente como para apoyarlo.

Diferencias internas

La sorpresa llegó hace unos días, el 9 de septiembre, cuando las diferencias internas en su grupo municipal volvieron a ponerse de manifiesto: Purificación Causapié, impuesta por Ferraz tras la destitución como portavoz de Carmona, relevó a su portavoz de Hacienda, quien es claramente favorable a la corriente que representa la presidenta andaluza, Susana Díaz. Ahora ejerce sus responsabilidades Carlota Merchán, diplomada en Enfermería. Causapié explicó en su momento que la razón que motivó la reestructuración remite a la falta de tiempo de Pérez Boga para asumir sus responsabilidades en el área. Sin embargo, este negó tajantemente este extremo y que pidiera ser relevado.

Con su cese, el gobierno de Ahora Madrid se asegura que los presupuestos salgan adelante a pies juntillas. La genuflexión de los socialistas debería tener como contrapartida un precio a cuenta de Carmena, que, sin embargo, podría ser una cuestión menor.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios