Cristina Cifuentes el día que presentó su dimisión como presidenta de la Comunidad de Madrid
Cristina Cifuentes el día que presentó su dimisión como presidenta de la Comunidad de Madrid - ISABEL PERMUY

La amenaza de una asesora de Cifuentes a una profesora del máster: «Arregla esto o Cristina te mata»

La docente denunció ante el juez supuestas presiones para que modificara el acta tras el estallido del «mastergate»

La expresidenta deberá declarar ante el juez el próximo 26 de junio por los cohecho y falsedad documental

MadridActualizado:

Los problemas de Cristina Cifuentes por el «mastergate» no acaban con su dimisión. La juez titular del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid ha citado a declarar como investigada –antigua imputada– a la expresidenta regional por los delitos de cohecho y falsificación documental, en relación con las presuntas irregularidades en el máster que cursó en la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) y con supuestas presiones a una de las profesoras implicadas para falsificar el acta. El requerimiento, fechado para el próximo 26 de junio, se produce solo tres días después de perder su condición de aforada por renunciar al acta.

La declaración anteayer de las implicadas en el caso ha acelerado sobremanera los acontecimientos, con dos nuevos investigados, que se suman a los tres ya existentes. Como informó ABC, la instructora cambió la condición procesal de la presidenta del tribunal que supuestamente evaluó el Trabajo de Fin de Máster de Cifuentes, Alicia López de los Mozos, de testigo a imputada tras escuchar sus explicaciones. Considera que existen indicios de que cometió un delito de prevaricación administrativa, bajo el argumento de que «se avino a calificar» a alumnos que no habían cursado el máster, como la propia Cifuentes. López de los Mozos es, junto a Clara Souto, una de las profesoras que denunció que su firma fue falsificada en el acta que la expresidenta mostró horas después de estallar el escándalo.

Quien también declaró este jueves fue la investigada Cecilia Rosado, la única de las tres profesoras bajo sospecha que sí firmó el documento. Y sus palabras, precisamente, son las que han puesto a Cristina Cifuentes en bajo la lupa, ya que detalló ante la juez que recibió presiones del Gobierno para elaborar el famoso acta urgentemente. Según recoge eldiario.es, María Teresa Feito Higueruela, asesora de la consejería de Educación de la Comunidad de Madrid, amenazó a Rosado: «Arreglad esto o Cifuentes y el rector os matan». Además, se da la circunstancia de que Feito Higueruela dejó la URJC para entrar como asesora en el Gobierno autonómico.

En el caso de que la expresidenta regional llegue a estar encausada por estos delitos, se enfrenta a una pena de prisión de hasta seis años y una inhabilitación de nueve a doce años. Con ella, ya son tres los expresidentes de la Comunidad de Madrid imputados por diversas causas, tras Ignacio González y Alberto Ruiz-Gallardón. Un problema más en la ya de por sí enconada realidad del PP, sin rumbo en la región y plagado de dudas en la capital, con la necesidad de recuperar Cibeles.

En segundo término, al margen de Cifuentes, Rosado y López de los Mozos, siguen como imputados Amelia Calonge, la funcionaria que modificó las notas, y Enrique Álvarez Conde, exdirector del controvertido máster de Derecho Público. El último está citado para el próximo 6 de junio, junto a otros doce testigos, entre los que se encuentran nueve alumnos y los profesores Afredo Allué y Laura Nuño.

La imputación de Cifuentes, solo tres días después de que la expresidenta perdiese su condición de aforada, contrasta con sus planes a corto plazo. La que también fuera presidenta del PP de Madrid solicitó esta misma semana regresar a su plaza en la Universidad Complutense y, de hecho, se le asignó de forma provisional un puesto en la Gerencia del Rectorado.

Reacción de la oposición

Los diferentes grupos de la oposición en la Asamblea dieron ayer lecturas parecidas sobre la imputación, especialmente el PSOE y Podemos, con un mensaje directo para Ciudadanos. El socialista José Manuel Franco les recordó que «aún están a tiempo» de apoyar un Gobierno encabezado por Ángel Gabilondo, mientras que Ramón Espinar les instó «rectificar» y no apoyar la investidura de Ángel Garrido. Ignacio Aguado (Cs), por su parte, subrayó que su partido tenía «razón» al exigir la dimisión de Cifuentes. «Cuando Cs es decisivo se acaban las excusas de los viejos partidos», dijo.