Galicia

El PSdeG acusa de «tránsfugas» a las ediles que siguen con Suárez

Exigen que se cumpla el Pacto contra el transfuguismo pero Suárez se desvincula

El alcalde de Ferrol, Jorge Suárez, tras su comparecencia de ayer
El alcalde de Ferrol, Jorge Suárez, tras su comparecencia de ayer - EFE

El alcalde de Ferrol, Jorge Suárez, decidió ayer mantener las competencias de las dos ediles socialistas pero remodela las áreas de gobierno provisionalmente, a la espera de que tanto María Fernández Lemos como Rosa Méndez tomen una decisión sobre su continuidad en el ejecutivo local, ahora que ya no pertenecen al grupo del PSdeG. El regidor de la izquierda rupturista les da de plazo máximo hasta el próximo lunes, pero al menos una de ellas, la edil de Urbanismo y Mobilidade María Fernández Lemos no contempla otro escenario que el de su permanencia. En declaraciones a ABC, reivindicó que está «cumpliendo con el programa y los términos del pacto de gobierno» y que no ve ningún motivo por el que puedan ser declaradas tránsfugas.

Un punto de vista que choca frontalmente contra el del partido por el que se presentó a las elecciones. La portavoz municipal, Beatriz Sestayo, adelantó que el grupo socialista ya ha activado el protocolo del Pacto Antitransfuguismo, firmado por el amplio abanico de las fuerzas políticas para evitar que un edil de una fuerza política sostenga la mayoría del gobierno habiendo sido expulsado del partido por el que concurrió. Así lo expone el primer punto del acuerdo. El segundo paso sería la convocatoria de una comisión compuesta por un representante de cada partido, legitimada para dictaminar una resolución sobre cada conflicto. Sin embargo, la mediación no se antoja tan sencilla. Ferrol en Común alega que como partido nunca firmó los términos del Pacto, por lo que quedan automáticamente excluidos de su cumplimiento. «Es algo que resulta muy sorprendente», declara Sestayo, dispuesta a informar a todos los órganos de su organización y a las federaciones de municipios. La portavoz lo invoca haciendo referencia a la militancia del alcalde en Esquerda Unida, que sí firmó el documento. En rueda de prensa por la mañana, apuntó que sería «vergonzoso, lamentable, que el gobierno de Ferrol estuviera compuesto por tránsfugas; existiría una profunda deslealtad y traición. Se están apoderando de dos actas».

Quemar puentes

«El alcalde no quema ningún puente con el PSOE», alega Lemos sobre la posibilidad de que su papel cambie una relación ya de por sí maltrecha entre la izquierda populista y el socialismo. Jorge Suárez informó en junta a todos los portavoces que las posibilidades que se abren son tres: renunciar al acta, regresar al seno del PSdeG y acogerse a la no adscripción. Eso en el plano institucional, porque en el orgánico ambas ya son tránsfugas a todos los efectos para la ejecutiva local, aunque solo Méndez tiene carnet de militante.

La crisis desencadenada evidencia la soledad política a la que está sometido Jorge Suárez. Si Lemos y Méndez se mantienen, gobernará con ocho concejales de los veintisiete que componen la corporación. De otro modo, se quedaría con solo seis; en un escenario minoritario inédito en las ciudades gallegas desde la celebración de las elecciones municipales de mayo de 2015.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios