Imagen de unas pancartas en la discoteca Marmarela de Alicante contra el Ayuntamiento y el presidente de la Autoridad Portuaria de Alicante
Imagen de unas pancartas en la discoteca Marmarela de Alicante contra el Ayuntamiento y el presidente de la Autoridad Portuaria de Alicante - ABC
Ocio

El Ayuntamiento de Alicante ordena el cierre de la discoteca Marmarela por tener caducada la licencia

El consistorio ha anunciado además que concederá una licencia única a todo el espacio de actividades de la Volvo Ocean Race

ALICANTEActualizado:

El Ayuntamiento de Alicante ha ordenado la suspensión de la actividad de la discoteca Marmarela, situada en el Puerto, por carecer de autorización y ha anunciado que concederá una licencia única a todo el espacio de actividades de la Volvo, incluidas estas instalaciones que hasta ahora explotaba Puerta del Mar y Ocio SL.

Según un comunicado del Ayuntamiento de Alicante, la discoteca Marmarela, situada entre los muelles 12 y 14 del Puerto de Alicante, disponía desde 2014 de una licencia de apertura concedida por el Ayuntamiento y sujeta a autorización portuaria para poder utilizar 2.756 metros cuadrados de suelo de dominio público portuario.

El plazo de la autorización portuaria finalizó el pasado 25 de abril, lo que comportaba de forma automática que la licencia municipal de 2014 de este complejo de ocio perdía su vigencia, según las mismas fuentes.

El Servicio de Disciplina Urbanística y Ambiental del Ayuntamiento de Alicante comprobó que la actividad seguía desarrollándose pese a no contar con autorización portuaria y, por tanto, sin licencia municipal, por lo que el 15 de agosto la Unidad de Disciplina Urbanística de la Policía Local levantó acta.

En señal de protesta, en la discoteca hay colgadas pancartas con mensajes contra el Ayuntamiento de Alicante y el presidente de la Autoridad Portuaria de Alicante, Juan Antonio Gisbert. «90 al paro gracias a Gisbert» o «El Ayuntamiento de Alciante contra el turismo» son algunos de los textos que se pueden leer.

«Ningún tipo de control»

Finalmente, añaden desde la concejalía de Urbanismo, se decretó el pasado 12 de septiembre la suspensión de una actividad abierta al público "que congrega a miles de personas por la noche sin que se hayan efectuado las revisiones técnicas pertinentes de control, a las que cualquier establecimiento de este tipo está obligado".

El vicealcalde de Alicante y concejal de Urbanismo, Miguel Ángel Pavón, ha defendido que el gobierno "ha actuado siempre desde el más escrupuloso cumplimiento de la legalidad aplicable, al igual que se hace con el resto de locales de ocio de Alicante".

Así, ha destacado que una actividad no cuenta con la imprescindible licencia municipal -en este caso sujeta a una autorización portuaria inexistente-, ha de suspenderse hasta que obtenga licencia.

Respecta a las actividades que este recinto portuario albergará durante los actos de la Volvo Ocean Race en octubre, la Concejalía sostiene que no habrá "ningún inconveniente", siempre y cuando se cumplan las condiciones establecidas en una reunión mantenida entre el Ayuntamiento y la Sociedad Proyectos Temáticos (SPTCV).

Urbanismo concederá una licencia única a todo el espacio de actividades Volvo, incluyendo el recinto de ocio que hasta ahora ha explotado la mercantil Puerta del Mar y Ocio SL, siempre que se cumplan las condiciones establecidas por los técnicos municipales, que han sido ya asumidas por la SPTCV.

El vicealcalde entiende que la discoteca Marmarela "como tal no se encuentra dentro de las actividades de la Volvo, puesto que se trata de una explotación privada cuya licencia no puede ir al margen de la licencia que se conceda a la SPTCV".

«Momento inoportuno»

Por su parte, el portavoz del PP en el Ayuntamiento de Alicante, Luis Barcala, ha criticado la "inoportunidad" del momento escogido para el cierre de este complejo de ocio "a menos de un mes de la salida de la Volvo".

Barcala ha indicado en un comunicado que "ahora será preciso buscar otro lugar para poder prestar los servicios pactados con la organización para acoger a los invitados de la Generalitat", y ha afirmado que "el daño que se hace a la imagen de la ciudad es mayúsculo" cuando se adoptan decisiones con "escaso" margen de maniobra.