Ribó quiere conocer los motivos por los que el centro mantuvo al profesor
Ribó quiere conocer los motivos por los que el centro mantuvo al profesor - EUROPA PRESS

El Síndic abre una investigación por el caso del profesor de Barcelona detenido por abusos

La escuela Vedruna, en la que trabaja el arrestado, lo mantuvo vigilado desde 2015

BARCELONAActualizado:

El Síndic de Greuges, Rafael Ribó, ha abierto hoy una investigación de oficio sobre la actuación de la escuela y de la administración en el caso del profesor de la escuela Vedruna de Gracia, que ha sido encarcelado acusado de un delito de abusos sexuales y posesión de pornografía infantil.

El Síndic ha informado de que ha abierto la actuación de oficio tras conocer el caso por la prensa y enterarse de que el profesor ya había sido detenido en 2015, aunque quedó en libertad porque no encontraron pruebas, pero que había seguido ejerciendo de docente con menores.

Según el Síndic, "hay que aclarar los motivos por los que la dirección del centro decidió mantener el profesor con las mismas tareas, a pesar de conocer los antecedentes".

La dirección de la escuela ya explicó ayer que al quedar en libertad y no hallar pruebas contra él, además de no existir ninguna denuncia de familias o alumnos, creyó en su inocencia, aunque le sometió a vigilancia por parte de otros profesores de confianza.

Ribó, sin embargo, considera "importante" analizar "si se han aplicado los protocolos vigentes de actuación en caso de abusos sexuales o malos tratos a niños y adolescentes". Según el Síndic, "se debe asegurar la aplicación efectiva de los protocolos de malos tratos, haciendo difusión entre los profesionales y servicios, haciendo un seguimiento, evaluando su aplicación".

La escuela lo mantuvo vigilado

Por otro lado, la dirección de la Escuela Vedruna de Gràcia de Barcelona decidió en 2015 mantener en su puesto al profesor encarcelado, pese a que entonces ya fue investigado y quedó en libertad, porque creyó en su inocencia, aunque le mantuvo vigilado. Tras su primera detención en 2015, cuando quedó en libertad por orden del juez, el detenido siguió ejerciendo como profesor en la escuela.

Según un comunicado de la escuela Vedruna, en 2015 el colegio tuvo "conocimiento indirecto de una investigación en curso de unos hechos ocurridos en el pasado fuera del ámbito escolar que implicaban a un profesor del centro".

El colegio decidió no apartarle de sus funciones porque creyeron que, al no haber pruebas ni denuncias de familias, prevalía la presunción de inocencia, aunque pusieron en marcha el protocolo de protección a la infancia del centro, que incluyó vigilancia a este profesor.

La dirección de la escuela informó a profesores de confianza para que le vigilasen en diferentes ámbitos, han explicado a Efe fuentes del centro escolar, que también preguntaba a sus alumnos sobre la valoración que hacían de él.

Con el encarcelamiento, la dirección de la escuela decidió en diciembre suspender su relación laboral con el docente e informó al Consorcio de Educación de Barcelona y a la inspección del departamento de Educación, "como marcan los protocolos vigentes, y también a profesores, alumnos y familias de la escuela".

El centro avisó a las familias

El colegio informó a las familias con una carta enviada por correo electrónico el 18 de diciembre en la que lamentó "profundamente la situación y la gravedad de los hechos denunciados". "Desde el respeto al derecho a la presunción de inocencia, la escuela ha hecho y hará el seguimiento de todo el proceso para que se lleguen a aclarar los hechos, en colaboración con las autoridades correspondientes", añadía la carta.

Por su parte, la Fundación Vedruna Educación ha asegurado que mantiene "el compromiso de actuar con responsabilidad y en defensa de los derechos de los niños y jóvenes" y "el compromiso con la transparencia ante esta situación".