Tranvía a su paso por el edificio del Fórum de Barcelona
Tranvía a su paso por el edificio del Fórum de Barcelona - EFE

El rescate de la gestión privada del tranvía de Barcelona costaría hasta 440 millones

El Ayuntamiento, que ve complicado quedarse con la concesión, quiere que los trabajos de la conexión de Trambesòs y Trambaix no sean «un negocio»

BARCELONAActualizado:

Un informe del Ayuntamiento de Barcelona estima que recuperar la concesión privada del Trambaix y el Trambesòs, vigente hasta abril del 2032, costaría a la Autoridad del Transporte Metropolitano (ATM) entre 227 y 440 millones de euros, según informa Efe.

El documento, que el gobierno de la alcaldesa presentará mañana en la comisión especial que debate la conexión de las dos líneas de tranvía, plantea mantener la concesión privada hasta que venza no solo por su coste sino también por motivos técnicos y para evitar un conflicto judicial.

También apunta que, hasta que termine la concesión, la ATM podría encomendar la explotación de toda la red, incluido el futuro tramo central,a las empresas privadas que ahora operan el Trambaix y el Trambesòs, sin que eso afectase a que en 2032 esta no se renovase y pasase a ser pública, como propone el gobierno de la alcaldesa Ada Colau.

Las concesiones de la explotación de las actuales líneas de Metro tienen su origen en que se hicieron cargo de buena parte del coste de creación de esta infraestructura.

La teniente de alcalde de urbanismo, Janet Sanz ha señalado en declaraciones a la televisión local Betevé que estas concesiones son unas «mochilas, unas hipotecas que cuesta mucho rescatar», lo que ha descartado.

Sin concesiones privadas

Sanz ha explicado que para evitar que esto vuelva a suceder el gobierno municipal quiere que en la conexión «el negocio de la construcción sea claramente y nítidamente público y, por tanto, que no haya negocio, como ha pasado hasta ahora».

Por ello, el gobierno de Colau plantea que la ATM no haga ninguna concesión privada para el tramo central de la Diagonal entre Glòries y Francesc Macià y compre con dinero público los convoyes necesarios.

También propone que el Ayuntamiento de Barcelona asuma la intervención urbanística, unos 68 millones, y adelante la financiación de la infraestructura necesaria, unos 88 millones, que estaría a cargo la Generalitat.

Aprovechando el proyecto para conectar los tranvías por la Diagonal, el gobierno de Ada Colau ha diseñado un nuevo modelo de gestión pública de toda la red a partir de 2032 a cargo de TMB, una de las exigencias que pone la CUP para apoyar la conexión por la Diagonal, carente del consenso político para salir adelante.