Cataluña - Barcelona

Barcelona prepara medidas contra el aumento de la contaminación

Las diferencias en salud entre barrios se mantienen en la capital catalana

La contaminación afecta a la salud de los barceloneses
La contaminación afecta a la salud de los barceloneses - INÉS BAUCELLS

Ayer se presentó el informe «La salud a Barcelona 2015», un análisis de los principales indicadores en materia de salud de la ciudad que permiten marcar las líneas políticas para el futuro.

Este año destaca la mala calidad del aire de Barcelona ya que la presencia de contaminantes está por encima de los valores que establece la Organización Mundial de la Salud (OMS) y en 2015 se registró un aumento del 11% del dióxido de nitrógeno (NO2), de un 13% las partículas en suspensión de diez micras, y de un 16% las partículas finas de 2,5 micras.

Estos datos tienen un alto impacto en la salud de la ciudadanía. Según destacó Carme Borrell, gerente de la Agencia de Salud Pública de Barcelona «hay una relación directa de la contaminación con el aumento de enfermedades cardiovasculares y respiratorias.»

La teniente de alcalde, Laia Ortiz vinculó esta problemática con el exceso de tráfico, las actividades portuarias y los cruceros y ha informado que en los próximos días presentarán un plan de acción para revertir esta tendencia que considera «una de las prioridades del gobierno». Entre algunas de las medidas que incluirá este plan global se encuentran la pacificación de las calles, triplicar el carril bici o potenciar el tranvía.

Otros aspectos que pone en manifiesto el documento es que el número de tratamientos por adicción al alcohol ha incrementado con un aumento de casos de tratamiento de un 8% en los hombres y un 17% de mujeres, mientras la cocaína ha notado un leve descenso. La detección de enfermedades de transmisión sexual se mantiene estable, menos la gonorrea que se ha diagnosticado un 1,5% más y en este sentido se ha anunciado que se pondrá en marcha una tabla de salud sexual con un presupuesto de 300.000 euros que pretende informar sobre salud sexual, dispensar material anticonceptivo y combatir el retraso de detección de ETS.

En cuanto a salud mental, otro de los puntos destacables del informe, se detalla que el número de pacientes en centros de salud mental ha aumentado un 5% en el caso de los adultos y un 15% en casos de jóvenes y niños.

El documento destaca que hay peor salud mental en los barrios con rentas más bajas, en Nou Barris hay el porcentaje más alto de adultos que declaran que sufren ansiedad o que se sienten deprimidos, con una incidencia de un 13%, respecto un 5% en Gràcia.

Los datos se mantienen muy estables respecto al año anterior y hay ciertas mejoras en algunos de los indicadores, sin embargo Ortiz destacó que aún hay mucho trabajo por hacer ya que la brecha de desigualdad en Barcelona continua siendo grande y la esperanza de vida del barrio más rico al más pobre continúa siendo de 11 años de diferencia.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios