Política

El rector de la Universidad de Valladolid pide «generosidad» a la clase política

Daniel Miguel asegura que es el momento de que los políticos tomen las decisiones que «convengan a los intereses de todos»

El rector de la Universidad de Valladolid, Daniel Miguel, en una imagen de archivo
El rector de la Universidad de Valladolid, Daniel Miguel, en una imagen de archivo - F. HERAS
M. ANTOLÍN - Actualizado: Guardado en: Castilla y León

La incertidumbre política afecta también, y mucho, al ámbito universitario y podría provocar «desastrosos efectos a largo plazo». Así lo expresó este viernes el rector de la Universidad de Valladolid, Daniel Miguel, durante la apertura del curso académico de esta institución, donde pidió a los partidos políticos que devuelvan a los ciudadanos la «generosidad» que les han solicitado anteriormente para acabar con esta situación que les tiene «perplejos» y con la sensación de que asisten a una «gran obra de teatro».

«Muchas actividades cotidianas dependen de conceptos tan generales como la tasa de reposición, el techo de gasto, la actualización de las pensiones, la obra pública...», aseguró el rector, quien exigió a «quienes tienen el poder decisorio que aparquen de una vez por todas las diferencias para centrarse en los objetivos comunes en los que todos estamos de acuerdo».

«Lo que necesitamos cuanto antes es que los representantes elegidos tomen las decisiones que convengan a los intereses de todos , del común, dejando en segundo plano el resto de intereses espurios», expresó.

«Ese grupo de personas elegidas por nosotros nos ha pedido y, en algunos casos hasta exigido, generosidad, sacrificio y paciencia para poder salir de una situación económica catastrófica que amenazaba con llevarse por delante el Estado del bienestar y muchas conquistas sociales que había llevado décadas conseguir. Pues bien, ahora es el turno de que sean los partidos políticos , como instituciones en las que se basa la democracia, los que devuelvan y compensen en esa misma medida a los ciudadanos con su generosidad», remarcó.

Antes de su intervención en el acto, aseguró que uno de los principales problemas de la Universidad de Valladolid es el «envejecimiento de la plantilla» y explicó que tiene la sensación de que ahora «no hay interlocutor para reivindicar las cosas» porque «o no es competencia o el Gobierno dice que está en funciones». «Estamos a la espera de saber a quién tenemos que pedir las cosas», concluyó.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios