Representantes del PSOE en la manifestación del pasado marzo en Valladolid a favor de la EBAU única
Representantes del PSOE en la manifestación del pasado marzo en Valladolid a favor de la EBAU única - F. HERAS
Educación

El PSCL se pliega a Ferraz y pasa de pedir una EBAU «única» a «justa»

Elude en las Cortes volver a dar su sí tras la negativa nacional a la prueba común

VALLADOLIDActualizado:

Plegado de velas hacia la dirección marcada por Ferraz. El Grupo Parlamentario Socialista en las Cortes de Castilla y León viró este pasado miércoles su rumbo y no alzó la voz tan fuerte en defensa de la prueba de acceso a la universidad (EBAU, antes Selectividad) única como sí lo hizo hace medio año. Aunque el procurador Fernando Pablos recalcó que su grupo respaldó seis meses atrás una iniciativa aprobada en el Parlamento regional «en pro» del examen conjunto para toda España y «nuestro grupo votó y sigue defendiendo» esa idea, ayer no dio su sí explícito a la nueva iniciativa presentada por el PP en ese sentido.

La abstención fue el signo del voto del PSCL, que se escudó para no dar su respaldo en que esa demanda de prueba «única» que abandera Castilla y León estaba englobada en una petición más amplia para reclamar a «todos» los grupos parlamentarios en el Congreso de los Diputados «que retomen» los trabajos para elaborar el Pacto de Estado Social y Político por la Educación. Una abstención que llega después de que el martes también el PSOE en el Ayuntamiento de Valladolid votase en contra de la prueba única.

Profesores

El Grupo Socialista intentó dar la vuelta a la tortilla para no retratarse y, en un ejercicio de juego parlamentario, presentó su propuesta -vía enmienda-, en la que no hablaba de prueba única, sino que reclamaba a la Junta «adoptar las decisiones necesarias para que el próximo mes de junio los estudiantes de Castilla y León realicen una EBAU justa, acorde a la demanda absolutamente mayoritaria de la sociedad castellano y leonesa en este sentido». Un petición más moderada y con las luces cortas encendidas, sin mirar al largo plazo para que la prueba de acceso a la universidad sea común en todas las comunidades dado que a la hora de acceder a una carrera el distrito es «único». Entre ese sí de hace medio año y la abstención de ayer, los dictados del PSOE de Pedro Sánchez, contrario a una Selectividad igual. «Cuando a ustedes les regañan en Ferraz, vienen y se abstienen aquí. Es el favor que están haciendo a nuestros estudiantes», les afeó la popular Isabel Blanco, encargada de defender la iniciativa, que salió adelante con los votos de PP, Ciudadanos y UPL, la abstención del PSOE y el voto en contra de Podemos e IU-Equo.

«Si tenemos un distrito único, necesitamos una prueba única», recalcó Blanco. Y recordó que precisamente esta cuestión en uno de los puntos a abordar en el seno del Pacto Educativo, al que llamó a regresar a los partidos que lo abandonaron, especialmente a los socialistas. Además, la popular cuestionó que desde las filas socialistas se incidiera en la responsabilidad de la Junta sobre la prueba, cuando es un equipo de docentes universitarios y de instituto quien pone la prueba. «¿Me está diciendo que los profesores no son justos?», cuestionó.

Sobre este punto, el procurador de IU, José Sarrión, responsabilizó a la Consejería de Educación de tener en su mano la «solución al agravio, problema e injusticia» por esa prueba más exigente en Castilla y León. La Comunidad, insistió también Lorena González (Podemos) «está agraviando a los estudiantes».

Y desde Ciudadanos, Belén Rosado llamó al PSOE a que «recapacite» y «vuelva» a la mesa sobre el Pacto Educativo, porque, dijo, «nos estamos jugando el futuro de una generación». «O nos unimos, o los perjudicados somos todos los castellano y leoneses», advirtió. Un pacto que los socialistas reclamaron unir a una mayor financiación -aunque con cifras diferentes a las pedidas por Ferraz- y que el PP defendió que «primero» deben fijarse los acuerdos y después el dinero.