La exclusiva es una iniciativa de emprendimiento social implantada en Soria y Burgos ABC
SOCIEDAD

Crónicas de pueblos que batallan contra la despoblación

«Cumbre de ideas» en Soria para atraer habitantes a la España vacía

VALLADOLIDActualizado:

«Una cosa es la partitura y otra la interpretación». Son palabras de Luis Antonio Sáez, el director de la Cátedra sobre Despoblación de la Universidad de Zaragoza, la única que existe en España. Para este profesor de Economía y conocedor de la España vacía, son muchas las ideas que se pueden aplicar y las iniciativas que poner en marcha para hacer frente a esta debacle demográfica. Unas ideas que deben de ejecutarse en un movimiento desde abajo hacia arriba, con el claro objetivo de «poner en valor los recursos». Sáez clausurará hoy en Soria «Presura», la I Feria Nacional para la Repoblación de la España Vacía, un encuentro para debatir y analizar un fenómeno que está convirtiendo a España en un auténtico desierto demográfico. Presura significa prisa o prontitud, pero también es el nombre con el que en la Edad Media se definía a los asentamientos en tierras yermas o abandonadas, una forma de repoblación documentada entre Galicia y el Alto Aragón. No es, por lo tanto, casualidad, que se quiera recuperar este significado para poder, no tanto acabar con la despoblación, sino empezar a pensar en repoblar las tierras que se han convertido en un auténtico erial. Y es que los datos del Instituto Nacional de Estadística son contundentes: de los 8.125 municipios que hay en España, casi 4.000 tienen menos de 500 habitantes y, peor aún, 1.286 están por debajo de los cien empadronados, lo que les asoma peligrosamente a su extinción.

Castilla y León, Aragón, Castilla-La Mancha y La Rioja lideran la agonía poblacional y, más concretamente, Soria, Zamora, Burgos, Ávila, Salamanca, Teruel, Palencia, Guadalajara, Segovia, Cuenca, Huesca, La Rioja, Valladolid y Zaragoza. En total, catorce provincias, en las que el 80 por ciento de sus municipios tiene menos de mil habitantes, lo que supone que están en peligro de desaparecer.

Con este panorama, en el que varias comunidades van camino de convertirse en un desierto, y con el tiempo jugando en su en contra, no parece que haya soluciones mágicas y sí una «lluvia fina» que vaya calando y, poco a poco, dando resultados. Porque, según Luis Antonio Sáez, la pérdida de población es inevitable, como también lo es que muchos pueblos acabarán por desaparecer, pero la clave está en conseguir que otros sigan vivos y se transformen en una alternativa viable e, incluso, deseable para una parte de la sociedad. En los últimos años, ha habido leyes, directrices, proyectos... que «siguen en el limbo», denuncia Sáez. Es más, la despoblación es ya una cuestión de Estado, según se acordó en la última Conferencia de Presidentes que anunció una estrategia nacional e, incluso, se nombró una comisionada. Bruselas también parece que, por fin, se ha tomado en serio el asunto con informes y dictámenes en el Parlamento Europeo y en el Comité de las Regiones de Europa, donde parlamentarios y dirigentes españoles reclaman medidas más contundentes.

Mientras tanto, el mundo rural lucha por mantenerse a flote, demostrando que tiene capacidad para desarrollar iniciativas interesantes sobre la base de que «la solución no es tanto la cantidad de población que vive en los pueblos como la calidad de vida que se ofrece», apunta el director de la Cátedra. Este profesor cree que «hay que aspirar a que en esos municipios el vivir bien sea un atractivo» y, para eso, los recursos naturales que ofrecen tienen que ir acompañados de unas buenas comunicaciones y del convencimiento de que los servicios esenciales están garantizados. Es, además, el momento de dignificar actividades y profesiones, como la de médico rural o maestro de pueblo. Castilla y León, la comunidad con mejores resultados educativos en el informe PISA donde la forma de enseñar en el mundo rural tiene mucho que ver es, precisamente, una de las más despobladas.

La Exclusiva de Soria

Los hermanos Pedro y Eusebio miran por la ventana de la pequeña salita en la que pasan buena parte de la jornada. El día es espléndido, aunque por fin ha llegado el invierno y los tejados ya lucen blancos por la helada. Saldrán más tarde a dar un paseo por la carretera, esa en la que son contados los coches que pasan a la semana. Lo harán con un amigo que habita una de las pocas casas, que cuando pasa el invierno permanecen habitadas, de la localidad soriana de Utrilla. Pero antes, tienen que esperar a Hugo, que llega con su furgoneta haciendo sonar el claxon y rompiendo por unos minutos la monotonía del lugar. Mientras contemplan con pena las calles vacías de su pueblo, reconocen que fue una suerte la aparición de La Exclusiva, como así se llama la empresa que les suministra todo cuando necesitan, desde productos de alimentación a droguería e, incluso, hasta les pueden realizar ese difícil «papeleo» que tanto cuesta entender. Los dos hermanos, solteros y de avanzada edad, están entre los 400 clientes que cada semana llaman a esta empresa soriana para hacer su «cesta de la compra». Al otro vecino la lista se la hace un hijo que, desde Madrid, se pone en contacto con esta firma de servicios para que hagan llegar a su padre cuanto necesitan.

La Exclusiva es un ejemplo de emprendimiento social. Hugo y Vicky son sus creadores, dos jóvenes que comenzaron en 1994 a trabajar en un negocio de venta ambulante por la provincia de Soria, pero que, con la llegada de la crisis, optaron por «reinventarse» y orientar su actividad a cubrir las necesidades básicas de los habitantes de estos pequeños municipios. Ese objetivo les impulsó a ponerse en marcha en 2014 con una primera ruta por 24 pueblos sorianos. Hoy son seis recorridos con los que abarcan 518 núcleos de población, a los que se han sumado tres más en la provincia de Burgos, con 78 localidades. Cada ruta se realiza un día a la semana, con un horario concreto, en el que el repartidor entrega el pedido a domicilio y aprovecha para depositar los folletos de ofertas en el buzón colocado en el pueblo y recoger las siguientes peticiones. Teléfono, correo electrónico o whatsApp son las otras formas de contacto. Para gestionar el pedido, La Exclusiva cuenta con dos proveedores, como son el grupo Día, en Burgos, e Hipermercados Leclerc, en Soria. Para el resto de productos o servicios actúan como meros intermediarios o gestores, pero siempre con una máxima: los precios serán los mismos que en la capital.