Crisis PSOE

El cisma del PSOE se traslada a las provincias y aviva las divisiones internas

En Palencia, 30 cargos y militantes se desmarcan de su Ejecutiva contraria a Sánchez

Tensión en León, Soria, Ávila y Salamanca por la postura de los secretarios provinciales

Soraya Rodríguez (Valladolid) y Celestino Rodríguez (León) han alzado la voz en contra de Sánchez
Soraya Rodríguez (Valladolid) y Celestino Rodríguez (León) han alzado la voz en contra de Sánchez - ICAL
M.SERRADOR/R.ÁLVAREZ/A.FERRERAS Valladolid/león/zamora - Actualizado: Guardado en: Castilla y León

Como todo lo que no mejora empeora, el PSOE parece estar dispuesto a continuar su huida hacia la hecatombe más absoluta. La fractura entre los socialistas que se visualiza en Ferraz se ha trasladado a las comunidades autónomas, entre ellas a Castilla y León y ya es más que visible en las provincias, donde los posicionamientos hacia uno u otro bando han avivado viejas divisiones internas. Así se evidencia en Ávila, León, Palencia, Salamanca, Soria y Valladolid, donde la postura de apoyo a Pedro Sánchez, o contraria a él, no siempre es compartida por toda la Ejecutiva provincial

Así, en Palencia, una treintena de cargos y militantes han remitido una carta a la Comisión Ejecutiva Autonómica en la que denuncian que no se ha convocado al Comité Provincial para poder debatir la postura que llevar al Federal del sábado. El hecho de que en este último órgano estén representados por Palencia la actual secretaria provincial, Miriam Andrés, y el ex secretario autonómico, Julio Villarrubia (ambos han pedido la dimisión de Sánchez) llevó a los firmantes a dejar claro que esta postura se plasmará a título personal, dado que ellos comparten las tesis de Luis Tudanca. Es el caso de la diputada María Luz Martínez Asenjo que, aunque aseguró no haber firmado el escrito, sí quiso dejar claro que «si van a hablar en el Comité Federal, que no digan que es la posición de la mayoría en Palencia, sino la suya».

También en León las aguas bajan revueltas para el secretario provincial, Celestino Rodríguez, que se mostró públicamente contrario a los planes de Sánchez, a pesar de que hasta el momento siempre había apoyado al secretario general. Con su viraje, Celestino Rodríguez levantó ampollas entre sus compañeros de siglas, tanto entre los partidarios de Sánchez como entre los críticos. Así, Iban García del Blanco, leonés y uno de los 18 miembros de la Ejecutiva Federal leales al secretario general, no dudó en mostrar su descontento con el líder de los socialistas leoneses. En las redes sociales -donde este miércoles colocó en su perfil una foto junto a Pedro Sánchez- compartió la noticia en la que Rodríguez daba su «no» a la celebración de un congreso. «Qué sorpresa», añadió a modo de comentario irónico a la información. También aseguró que la posición de Rodríguez «no representa el sentir mayoritario de los militantes en la provincia». La misma sorpresa produjo en José Antonio Diez, el responsable de la agrupación local de León, la más numerosa de la provincia, para quien el cambio de bando en Celestino Rodríguez -hasta el momento «claramente posicionado en el otro sector», el oficialista- podría deberse a «un interés puramente personal». «Da la sensación de que se mueve en función de cómo va la cosa», lamentó. Defendiendo la postura «crítica» que siempre ha mantenido, Diez pidió que el desaguisado actual «se resuelva lo antes posible». Respecto al comportamiento de Sánchez en las últimas horas también fue claro. «Cuando más del 50 por ciento de tu Ejecutiva dimite, lo normal y lo lógico es que tú también lo hagas», espetó.

En Ávila, donde se mantiene desde hace más años una gestora, también hubo tensión en el transcurso de una asamblea socialista en la que se recriminó a Pedro José Muñoz, muy crítico con el todavía secretario general, su actitud. Una situación similar fue la vivida en el Congreso Provincial de Salamanca, donde el secretario provincial, Fernando Pablos, que se mostró partidario de un cambio en Ferraz, no fue seguido por la mayoría de este órgano de Gobierno. Soria es otro reflejo de distanciamiento entre el secretario provincial, el alcalde de la capital soriana, Carlos Martínez, que se ha manifestado como crítico, y otros destacados dirigentes como la procuradora y viceportavoz, Virginia Barcones, alineada con la postura de la Ejecutiva autonómica.

Tampoco en Valladolid las voces son unánimes. Si bien la Ejecutiva provincial mantiene una postura cerrada en la línea de Luis Tudanca y Sánchez, se alzan voces contrarias, como la de la propia presidenta del PSCL, la diputada Soraya Rodríguez, que ha pedido públicamente que Sánchez abandone Ferraz y se trabaje en buscar una gobernabilidad para España.

Zamora

En Zamora, aunque existen también discrepancias, especialmente en la provincia, como la del histórico alcalde de Castroverde de Campos, Cecilio Lera, la Asamblea Local celebrada ayer no demostró fisuras y la secretaria de Organización del PSCL, Ana Sánchez, aseguró que la crisis socialista es «ideológica», sobre el modelo del partido y sostuvo que Pedro Sánchez tiene la «legilitimidad» del secretario general del partido pese a las dimisiones. Además, reconoció que tanto ella como el secretario provincial del PSOE de Zamora, Antonio Plaza, serán partidarios en el Comité Federal socialista de la hoja de ruta propuesta por Sánchez. Al respecto, advirtió de que ningún dirigente del partido «puede arrogarse la opinión de la militancia».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios