Antonio Morales - Tribuna Abierta

El PP ya no es una opción Antonio Morales

En el debate de esta semana no se ha cortado un pelo, con la complicidad de CC, a la hora de volver a prometer el oro y el moro para Canarias, sin fichas financieras, apelando a lugares comunes, obviando el recordatorio de Pedro Quevedo de que ya en la anterior investidura había incumplido todos sus compromisos

Antonio Morales Las Palmas De Gran Canaria - Actualizado: Guardado en: Canarias

En julio de este año un grupo importante de hombres y mujeres de distintos ámbitos de la sociedad suscribieron un manifiesto “Por un Gobierno de progreso. Por un acuerdo de PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos”. Justo en el momento en que se iniciaba el debate para la investidura de un nuevo presidente para el Gobierno de España, más de 700 personas del mundo de las artes, la política, la ciencia o el sindicalismo se acaban de sumar a la firma de este texto que señala que, aunque el PP fue el partido más votado el pasado 26J, la mayoría de los españoles votaron por cambio y regeneración, de manera que PSOE, Unidos Podemos (incluyendo sus confluencias territoriales) y Ciudadanos sumaron 13,6 millones de votos, "casi el doble de los obtenidos por el PP", y 188 escaños. Entienden que no se debe desaprovechar la oportunidad de acometer los cambios que "la ciudadanía exige" y no "permitir cuatro años más de un gobierno del PP que ha traído el empobrecimiento y el incremento de las desigualdades", así como "retroceso en importantes conquistas sociales", "pérdida de libertades" y "avance de la corrupción y degeneración de la democracia". Sostienen que "necesitamos otro gobierno que revierta los recortes, defienda la sanidad y la educación pública, los derechos laborales, la cultura, la ciencia y el medioambiente, que proteja a los autónomos, ayude a las pymes y cree empleo. Necesitamos otras políticas que acaben con la desigualdad, castiguen ejemplarmente la corrupción y pongan fin al deterioro democrático", y para ello, llaman a las tres formaciones "a hacer los esfuerzos necesarios para conseguir un nuevo gobierno que ponga fin a los recortes, inicie un proceso de regeneración democrática y responda a las necesidades sociales más urgentes".

Una parte significada de la sociedad civil ha irrumpido con fuerza para defender una posibilidad absolutamente ninguneada por los medios de comunicación (qué curiosa la coincidencia de las portadas del El País y El Mundo hablando del portazo del PSOE) y por las élites económicas para los que solo cabe la opción de un Gobierno de derechas para España. Es verdad que el PP ha sido votado por ocho millones de personas, pero es radicalmente incierto que la opción de gobierno para el país tenga que pasar por Mariano Rajoy o su partido. Sin duda ha recibido el apoyo de hombres y mujeres que defienden opciones conservadoras porque ese es su referente ideológico irrenunciable; otros, ante el machaqueo mediático constante de la ruptura de unidad de España, habrán considerado que es el PP el que más nítidamente combate los nacionalismos; muchos habrán sentido miedo y pensado en aquello de que más vale malo conocido que bueno por conocer… y que, al fin y al cabo, es la misma opción neoconservadora-neoliberal que gobierna en casi toda Europa…

Pero la manipulación económico-mediática brutal a la que se viene sometiendo a la ciudadanía en los últimos meses no me parece el hecho más grave. Lo que produce una profunda desazón es que una parte importante de la sociedad civil y de los lobbies de influencia obvien que la propuesta en la que tanto insisten se sostiene en la corrupción y la mentira.

Un sistema democrático sólido no puede aceptar impasiblemente que vuelva a gobernar un partido y un presidente que nos reiteró una y otra vez que los servicios públicos esenciales serían intocables, que no abarataría el despido y que jamás subiría los impuestos porque eso solo acarrearía paro y recesión. Y ya conocen ustedes todo lo que vino detrás: la reforma laboral, el abaratamiento del despido, el copago sanitario, los recortes en sanidad, educación y políticas sociales, las subidas del IVA y el IRPF, la amnistía fiscal, el paro, la pobreza, la exclusión social… Y no se cansa. En la última campaña electoral insistió una y otra vez en que no haría más recortes si volviera a gobernar al mismo tiempo que trasladaba a Juncker, el responsable de la Comisión Europea, la petición de que le diera más plazo para no tomar decisiones que le costaran votos dado que “una vez que haya un nuevo gobierno, estamos dispuestos a adoptar nuevas medidas”. En el debate de esta semana no se ha cortado un pelo, con la complicidad de CC, a la hora de volver a prometer el oro y el moro para Canarias, sin fichas financieras, apelando a lugares comunes, obviando el recordatorio de Pedro Quevedo de que ya en la anterior investidura había incumplido todos sus compromisos para este archipiélago. Y que después no cejó en sus políticas de ninguneo, de recortes, de vulneraciones de acuerdos, de imposiciones de propuestas dañinas como la de las prospecciones… Joaquín Estefanía (La paradoja del mentiroso) afirma que el grado de tolerancia con respecto a la mentira es un indicador barométrico de la calidad de la democracia, y cita a Paolo Flores D’ Arcais que asegura que la aniquilación de la verdad y la aniquilación de la democracia caminan al mismo ritmo, constituyen dos indicadores recíprocos y convergentes: las libertades públicas y las mentiras políticas circulan de forma inversamente proporcional.

Y esto es serio. Es muy serio. Pero no es lo más grave. En los últimos años el PP ha extendido la corrupción por las entrañas del poder. Ha contaminado gravemente la democracia. Ha sembrado de prácticas corruptas toda la geografía del Estado: Andratx, Baltar, Acuamed, Bankia, Brugal, Bárcenas, Fabra, Barberá, Púnica, Gürtel. Hügel, Naseiro, Palma Arena, Taula, Faycan, Caso Eólico, Góndola… Pero no es solo eso: el PP es el primer partido político imputado en España en este periodo democrático. Y es también el primer partido procesado: por borrar las huellas que delataban su financiación ilegal, por ocultar su podredumbre interna.

Nadie pide perdón, nadie asume responsabilidades políticas y morales, nadie dimite. La corrupción y el fraude se han instalado en el cuerpo social y amenazan con arrastrar hasta el abismo y subvertir la esencia de la democracia y todo el mundo mira para otro lado y se nos intenta vender la idea de que los que han provocado esta situación son la única opción de gobierno. Esta autoprotección de una casta y sus instrumentos de poder y de control de la economía, la política y la sociedad la explican muy bien dos economistas de renombre, Darron Acemoglu y James Robinson, en su libro “Por qué fracasan los países. Los orígenes del poder, la prosperidad y la pobreza” (Deusto Ediciones). Para los autores existen dos tipos de instituciones políticas: las inclusivas y las extractivas. Son estas últimas las que concentran el poder en manos de una élite reducida que termina controlando la mayoría de los recursos, y se adueña de la economía para reafirmar y consolidar su poder político. Las élites extractivas debilitan las instituciones, marginan y excluyen a sectores sociales mayoritarios (está sucediendo aquí con las clases medias y los pobres) y concentran el poder político y económico en su propio beneficio, para perpetuarse y enriquecerse en detrimento de una inmensa mayoría. No podían describir mejor la situación que estamos viviendo. Una sociedad inclusiva les obligaría a repartir el poder, democratizar las instituciones, promover la participación ciudadana y perder privilegios. Y no están por la labor.

No se les puede permitir que nos gobiernen desde las premisas de las mentiras, la corrupción y el mercadeo con las instituciones y los dineros públicos. Así es imposible que un país pueda afrontar su futuro en paz, libertad y progreso.

Es tiempo entonces de renuncias a los tacticismos, a los miedos a contaminarse ante el compromiso y la acción política directa desde el gobierno de las instituciones. Los partidos políticos que pueden conformar una alternativa regeneracionista para España no pueden seguir obviando la necesidad de afrontar juntos esta responsabilidad como plantean los firmantes del manifiesto y más de trece millones de ciudadanos. Es tiempo entonces de compromisos con la ciudadanía, los derechos públicos y las libertades. Hay margen de maniobra para transformar la mayoría absoluta del no a Rajoy en una mayoría absoluta de fuerzas del cambio, que apoyen un programa de gobierno de reformas en beneficio de la mayoría. Pactar es ceder, se trata de asumir renuncias parciales a proyectos globales para hacer más general la defensa del interés de todos. Todavía estamos a tiempo.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios