Política

Rajoy promete «paciencia y humildad» para gobernar en minoría

Reitera que no va a poner «ninguna condición» al PSOE y se conforma con que se abstenga para permitirle formar gobierno

Mariano Rajoy, este domingo en Zaragoza, durante la celebración del día del afiliado del PP aragonés - Fabián Simón
Roberto Pérez Zaragoza - Actualizado: Guardado en: Aragón

El presidente del Gobierno en funciones y líder del PP, Mariano Rajoy, prometió este sábdo «paciencia y humildad» para gobernar en minoría. Reiteró que no va a poner «ninguna condición» al PSOE y que se conforma con que los socialistas se abstengan para permitirle la investidura y formar gobierno.

Rajoy ha participado este sábado en el Parque de Atracciones de Zaragoza en la celebración del día del afiliado del PP aragonés. Durante su discurso ante los militantes y dirigentes regionales, ha lamentado que el PSOE no acepte ir más allá y que se implique junto a los populares en la acción de gobierno. Aun con todo, ha insistido en que respeta la decisión y que, aunque es consciente de que eso complica la gobernabilidad, está convencido de que logrará ganársela «día a día» con acuerdos puntuales cuando toque sacar adelante acuerdos legislativos en el Congreso.

Ha negado que, llegados a este punto y ante la crisis que vive el PSOE, él prefiriera unas terceras elecciones que formar un gobierno en minoría. En este asunto ha sido rotundo al afirmar que repetir elecciones «sería una locura, un auténtico disparate, y nadie saldría beneficiado».

Mariano Rajoy ha advertido también que urge formar gobierno porque la prolongada interinidad -«casi 300 días ya de gobierno en funciones»- supone ya un riesgo para el avance de la economía española y la creación de empleo. «Todavía estamos a tiempo de que el bloqueo político no dañe seriamente la recuperación económica», ha advertido el líder del PP, quien ha insistido en que «lo lógico, lo sensato, lo razonable y lo que demandan la mayoría de los españoles es que las cosas vuelvan a la normalidad» y «se deje gobernar a nuestro partido, al que le dieron 52 escaños más que a la segunda fuerza política».

Ha reconocido que, encarar un ejecutivo en minoría y en solitario, le complicará seriamente la acción de gobierno. «Sé que la gobernabilidad la tendré que trabajar día a día, y lo haré; la trabajaré con humildad, con paciencia, y atendiendo única y exclusivamente a los intereses generales de los españoles», ha remarcado Rajoy este sábado en Zaragoza.

En este sentido, ha insitido en «tender la mano» al PSOE desde este mismo momento, en aras a «llegar a grandes consensos» entre «las fuerzas constitucionalistas». «España lo necesita y lo merece, nos lo demandan los españoles y, además, estoy convencido de que sería bueno para el conjunto de fuerzas políticas», ha indicado Rajoy.

El líder del PP carga contra Podemos

Durante su intervención en Zaragoza, Rajoy también ha cargado contra Podemos y las «confluencias» de su órbita, aunque sin nombrar expresamente al partido de Iglesias. Consideran que son ejemplo de «extremismo» y de «aficionados» a la política.

«Hacer descansar la gobernabilidad en el extremismo nunca trae cosas buenas para la gente, al contrario; solo trae parálisis en los gobiernos y en las instituciones, inestabilidad política y, lo que es peor, trae desatención a los verdaderos problemas de los ciudadanos», ha declarado Rajoy.

De esta sitaución ha corresponsabilizado a los socialistas. Aunque tampoco los ha citado expresamente, ha aludido veladamente a ellos por haber aupado a la órbita de Podemos a gobiernos territoriales tras las elecciones municipales y autonómicas del año pasado, o por haber pactado con ellos para desbancar al PP en las instituciones. «Cuando uno deja la gobernabilidad en manos de radicales, lo único que vemos son extravagancias y problemas de todo orden». «Esto es lo que pasa cuando se pacta y se dejan las instituciones en manos de extremistas, radicales y aficionados», ha remachado Rajoy.

Ha insistido en que «la aportación del radicalismo y de los aficionados a la política y a la sociedad es siempre la misma: inestabilidad, retroceso en todos los órdenes y paralización del funcionamiento normal de la economía y de las instituciones». «Espero que en España no vuelva a suceder nunca en el futuro, que volvamos al sentido común y a la razón», ha indicado.

Durante su participación en el día del afiliado del PP, Mariano Rajoy ha estado arropado por la líder regional del PP aragonés, Luisa Fernanda Rudi, y por los dirigentes provinciales del partido en Zaragoza, Huesca y Teruel -Luis María Beamonte, Antonio Torres y Carmen Pobo-.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios