Rajoy y Cospedal, en Génova
Rajoy y Cospedal, en Génova - ABC

Sesión de «coaching» en Génova para la remontada ante Ciudadanos

Rajoy reúne hoy a sus barones en una comida para estimular su reacción a las encuestas. Montoro servirá el melón de la financiación autonómica

MadridActualizado:

Mariano Rajoy defiende que la legislatura política aún es larga y que, como en la Liga, los partidos decisivos llegan al final de la temporada. Las elecciones generales serán en 2020 y está convencido de que, pese a las quinielas que sitúan a Ciudadanos al punto del «sorpasso», su equipo mantendrá el título del primer partido de España. Pero también es consciente de que al PP no le basta el palmarés para ganar, sino que se enfrenta a un rival que sabe jugarle y golearle hasta la humillación, como se vio en Cataluña: 36 diputados de Cs a 4 del PP. Y que para la remontada debe preparar con su equipo no solo la resistencia física (su programa de gestión), también la psicológica. Albert Rivera desquicia al PP porque les roba su cartera electoral.

Rajoy reúne este lunes a los suyos a una comida de trabajo que servirá, sobre todo, para hacer «coaching». Los 17 presidentes territoriales del PP están convocados y confían en que su líder les traslade la estrategia de reacción a las encuestas que, como la publicada ayer por ABC, sitúa a Rivera pisándoles los talones, a solo 48.000 votos de diferencia en toda España. Génova ha ordenado en los dos últimos meses un marcaje férreo sobre Ciudadanos, evitar que se haga con sus banderas discursivas. Pero hay quienes como Alberto Núñez Feijóo apuestan por una defensa de zona, sin ir al choque con Rivera. Y todos coinciden en que el Gobierno debe salir al contraataque aumentando su producción legislativa tras un año paralizado porque sus diputados juegan en minoría en el Congreso.

La cita de hoy, informal, no tiene un orden del día «prefijado», según Génova, y los barones acuden con la intención de expresar al jefe su opinión sobre qué deben hacer para recuperar el terreno cedido. No lo han hecho hasta ahora en las dos convocatorias tras el 21-D en Génova, donde nadie tomó la palabra para rechistar. El formato comida favorecerá la sobremesa política a las encuestas que dibujan la caída electoral del PP.

Por una vez, Rajoy quiere preparar con tiempo a sus barones territoriales, lanzándoles desde ya a la meta volante que suponen las municipales y autonómicas de 2019. La mayoría sabrá quiénes serán sus candidatos para las elecciones antes del verano. Hoy el presidente podrá concretarles más los calendarios.

La mesa estará presidida, además de por Rajoy y la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, por la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, y por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. Este último servirá el melón de la financiación autonómica con la intención de unificar las posturas dentro del partido antes de abrir la negociación con el PSOE.