La vicepresidenta del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría
La vicepresidenta del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría - EFE

Santamaría advierte al PSOE de que la Constitución no se puede reformar «pensando en los rupturistas»

Adriana Lastra reclama el viraje hacia un Estado federal para evitar nuevas crisis como la catalana

Actualizado:

El debate parlamentario que han mantenido este miércoles la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, ha servido para demostrar que pese a la existencia de un acuerdo entre sus respectivos «jefes» para reformar la Constitución, las posiciones de partida en el ámbito territorial son tan alejadas que será difícil que fructifique un gran acuerdo.

[Sigue al minuto toda la información sobre el desafío independentista]

En la sesión de control en el Congreso, la número dos del Ejecutivo ha advertido a la política socialista que la Constitución no puede reformarse a la medida de los independentistas porque, de lo contrario, los grandes partidos cometerían un grave error. «Acertaremos si pensamos en todos los españoles y no en 17 territorios, acertaremos si pensamos en todos los españoles y no en los rupturistas que no se van a convencer por mucho que cambiamos la ley», ha avisado.

Además, ha recordado que hay muchos otros pactos que pueden alcanzarse para mejorar el funcionamiento del Estado sin tener que modificar la Carta Magna como las pensiones, la financiación autonómica o la cohesión territorial. Cuestiones todas ellas que Lastra pide que sean reformadas.

«El signo de los tiempos es el de la integración y cuanto más integrados estemos, más ayudaremos a la integración europea. La reforma de la Constitución va más de Juncker que de Junqueras», ha remachado.

Previamente, la vicesecretaria socialista había reclamado que esa reforma constitucional no sea un «remiendo» sino que siente las bases para el desarrollo de un modelo federal. A su juicio, si se hubiera producido ya ese viraje se «habría evitado» la crisis catalana actual ya que se habrían reforzado el autogobierno, la pluralidad, diversidad e igualdad. «Tendemos la mano a todos los grupos para trabajar en un nuevo acuerdo por un nuevo país», emplazó.

Santamaría le advirtió también que el acuerdo político es «imprescincible» para poder reformar la Constitución, y siempre con la mirada puesta en «fortalecer el pacto constitucional y no en debilitarlo».