El PSOE no dará marcha atrás en su decisión de reprobar a la vicepresidenta

Algunos diputados se quejan de que no se haya debatido la cuestión en el grupo parlamentario. Se debatirá en el pleno la próxima semana si el PNV no hace uso de su cupo para realizar una interpelación

MadridActualizado:

El PSOE no dará marcha atrás en su decisión de forzar la reprobación de la vicepresidenta del Gobierno. Seguirá adelante pese a algunas críticas internas personalizadas por figuras como Alfonso Guerra o José María Barreda. De hecho podría debatirse la próxima semanas.

Según explicas fuentes de la dirección parlamentaria socialista, el cupo para la próxima semana le corresponde al PNV. Pero aseguran los socialistas que el portavoz del PNV, Aitor Esteban, no les ha trasladado que vaya a hacer uso del mismo en este turno, ya que solo cuenta con uno por periodo de sesiones. Si efectivamente esto es así, la interpelación del PSOE a Sáenz de Santamaría se debatiría la próxima semana.

Desde la dirección parlamentaria se quita importancia a las desavenencias, porque creen que se trata de una situación excepcional y que, además, en la Ejecutiva federal celebrada el lunes se mandató al secretario general para tomar las decisiones que considerase. «Se dijo que quien tiene todos los elementos de juicio es el secretario general», apunta un dirigente que asistió a dicha reunión. «Todas las personas que hablaron dijeron que se apoyarían las decisiones que se tomasen».

Fuentes de la dirección parlamentaruia insisten en que sí es oportuna su solicitud porque «el 1 de octubre es la historia de un fracaso», y recuerdan que Sáenz de Santamaría tenía el mandato explícito de la llamada «Operación diálogo».

Voces críticas

La decisión del PSOE de poner en marcha la maquinaria parlamentaria para reprobar a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, no ha sido recibida de igual forma en todas las esferas del partido. Cuanto menos se trata de una decisión que ha causado sorpresa, porque según confirman varios diputados socialistas a este diario, no se convocó ninguna reunión del grupo parlamentario «ni para informar, ni mucho menos para debatir» la cuestión.

Ayer, el diputado José María Barreda consideró que «no era oportuno» plantear tal medida en estos momentos. El expresidente de Castilla-La Mancha criticó además en declaraciones a Europa Press que no se puede ser equidistante entre el Gobierno español, esté quien esté al frente, y «quienes quieren proclamar unilateralmente la independencia desobedeciendo la Constitución, el Estatut, y el reglamento del Parlamento pisoteando el Estado de Derecho».

Unas declaraciones que se suman a las realizadas por Alfonso Guerra esta mañana en las que aseguraba que «el PSOE debería retirar esa reprobación» para «no distraer a la gente». En la dirección del grupo parlamentario se justifican diciendo que esta semana no estaba programada la reunión del grupo parlamentario al no haber pleno en la agenda. Pero aseguran que se debatirá en la reunión de la próxima semana.