Alfonso Guerra, en una imagen de archivo. | Vídeo: Los partidos valoran la petición de reprobación de Santamaría - ABC

Guerra critica a Sánchez por la reprobación de la vicepresidenta

El exvicepresidente del Gobierno afirma que «en Cataluña llevan años desarrollando un movimiento prefascista»

MadridActualizado:

La decisión de Pedro Sánchez de impulsar la reprobación de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, causó sorpresa ayer en el PSOE por el momento en el que se producía.

[Sigue al minuto toda la información sobre la crisis catalana]

Públicamente ha sido el exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra el primero que ha cuestionado esa decisión: «El PSOE debería retirar esa reprobación... no distraer a la gente».

Además, Guerra ha cuestionado toda la estrategia de Sánchez en los últimos días, que se centra en una petición de diálogo entre Rajoy y Puigdemont. «¿Diálogo con los golpistas? No hombre no. ¿Se imaginan que hubiéramos dialogado con Tejero?», ha criticado durante una entrevista en Onda Cero.

Respecto al artículo 155 ha considerado que el PSOE debe apoyar su aplicación y ha cuestionado que se criminalice a un artículo tan constitucional como el resto. «¿Qué clase de demócrata defiende Constitución pero no su artículo 155? Me parecería fatal que PSOE no lo hiciera».

Pero por otro lado le ha pedido al PP que no se escude en los socialistas para actuar. «Que el PP aplique el 155, tienen mayoría absoluta en el Senado. ¿A qué viene mirar al PSOE?». Guerra ha considerado que el discurso del Rey fue «impecable».

Guerra no se ha cortado y ha asegurado que «en Cataluña llevan años desarrollando un movimiento prefascista. Stefan Zweig ya avisaba del nacionalismo». Y ha hecho una enmienda al modelo de competencias que tiene la Generalitat, sin referirse al papel que jugó su partido en el desarrollo del mismo: «40 años con una televisión asquerosamente sectaria, hablemos claro. 40 años con una Policía asquerosamente sectaria. 40 años con colegios catalanes controlados por «rufianes» y una tele pública asquerosamente sectaria».