Íñigo Errejón y Pablo Iglesias en sus escaños en el Congreso de los Diputados
Íñigo Errejón y Pablo Iglesias en sus escaños en el Congreso de los Diputados - JAIME GARCÍA

Errejón dobla el pulso a Iglesias y tendrá unas primarias simples

La dirección madrileña renuncia a su idea de celebrar dos procesos de primarias

MadridActualizado:

Finalmente no se partirán las primarias para elegir a los candidatos de Podemos a la Asamblea de Madrid. La dirección autonómica madrileña se desdice así de su idea, aprobada la pasada semana en el Consejo Ciudadano Autonómico, de celebrar un proceso de primarias urgente –previsiblemente en mayo– para elegir al candidato a presidir la Comunidad y cabeza de lista, y otras primarias a posteriori para escoger al resto de miembros de la lista. Tras conocer que esta era la idea de la federación liderada por Ramón Espinar, que tiene mayoría en el Consejo, el secretario de Análisis Estratégico de Podemos, Íñigo Errejón, amagó con dar un paso atrás en su candidatura bajo el pretexto de que esas no eran las condiciones que pactó con el líder del partido, Pablo Iglesias, para presentarse a las elecciones autonómicas de la Comunidad de Madrid en 2019. A partir de ese momento, se reabrió la no tan vieja herida de la formación entre pablistas y errejonistas, que en los últimos días han protagonizado encontronazos en las redes sociales y cruces de declaraciones en los medios de comunicación.

Errejón entendía que la partición de las primarias no le garantizaba acudir con su equipo de confianza a las elecciones, ya que Iglesias le había comprometido su apoyo a él, pero no a su lista, una condición que se daba por cumplida en el caso de que solo hubiera un proceso de primarias –en este caso Errejón encabezaría la lista y, con el apoyo de Iglesias, estaría muy cerca de garantizar su éxito–.

Pero Iglesias salió al paso de las dudas de su ex número dos y le advirtió que no tuviera «ni media tontería» con la candidatura de Madrid, dada la relevancia que había adquirido con la crisis de Gobierno que sufre la presidenta madrileña, Cristina Cifuentes. Ayer el Consejo Ciudadano Autonómico aprobó el reglamento de las primarias, que seguramente tendrán lugar a mediados de mayo.

La norma establece que los inscritos solo podrán votar por un cabeza de lista, y que el resto de la papeleta empleará el sistema proporcional DesBorda, utilizado en la asamblea ciudadana de Vistalegre II y que favorece a las listas más votadas, por lo que el cartel ganador disfrutará de una victoria más holgada. Las listas tendrán un mínimo de nueve componentes y un máximo de 25. La dirección madrileña definía el reglamento ayer como una decisión de «consenso» donde se habían recogido todas las aspiraciones de Errejón.

Errejón, insatisfecho

Sin embargo, desde el entorno del diputado de Podemos no comparten esta idea del consenso. A pesar de que finalmente solo habrá unas primarias, fuentes cercanas a la corriente errejonista afirman que el reglamento en ningún caso hace que se cumplan sus exigencias, y que las negociaciones continúan, a pesar de que el Consejo Ciudadano Autonómico de Madrid ya ha tomado su decisión.

Dos de las condiciones principales de Errejón son las de poder disfrutar de plena autonomía para configurar las listas y la de llevar a cabo, también con autonomía, el diseño de la campaña electoral que liderará si resulta elegido en las primarias. En contra de lo que se defendía ayer desde la dirección madrileña, el entorno del diputado no cree que el reglamento aprobado garantice estas dos condiciones, por lo que insisten en que continuarán negociando para que Íñigo Errejón se presente «con todas las garantías». Espinar también deberá hacer frente a los postulados de la corriente anticapitalista, cuya candidata a competir con Errejón será previsiblemente la portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid, Lorena Ruiz.-Huerta