Zoido, en una imagen en el Congreso - Efe / Vídeo: Cuatro miembros de la Mesa del Parlament quedan en libertad bajo fianza de 25.000 euros

El fin de los cinco mitos del independentismo

La fallida huelga general convocada esta semana en Cataluña evidencia las mentiras de Puigdemont y el Govern

MadridActualizado:

El Ministerio del Interior cree que los «cinco mitos» a los que se han aferrado Carles Puigdemont y su cesado Gobierno después de que entrara en vigor el artículo 155 de la Constitución se han desvanecido con la «fallida» huelga convocada el miércoles por un sindicato minoritario y los pronunciamientos del Tribunal Constitucional (TC), la votación en el Parlamento de Flandes y la negativa de Amnistía Internacional a hablar de presos políticos.

[Sigue al minuto toda la información sobre el desafío independentista]

Así lo defendió ayer el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, en una entrevista en TVE donde hizo una valoración de la huelga que tachó de «rotundo fracaso», y que se saldó con más de 200 actuaciones policiales lideradas por los Mossos d'Esquadra, con cien identificados a los que -dijo- «no les saldrá gratis» sus actos de sabotaje.

Sin poder de movilización

El primero de esos mitos es que fracasó la huelga y que los independentistas «no fueron capaces de movilizar a la sociedad», ni siquiera a quienes abiertamente se declaran partidarios de la secesión. «Además, se radicalizaron las acciones a medida que se constató el fracaso, llegando a utilizar a niños como escudos humanos», explican fuentes de Interior.

Violación del Estado de Derecho

Añaden que vue muy relevante que la huelga coincidiera con otros pronunciamientos como el del Tribunal Constitucional, que ayudó a derribar el segundo mito: que la reivindicación independentista se hace supuestamente respetando el derecho. Interior considera que el Tribunal Constitucional dio la razón a los que defienden que la independencia era contraria a la Constitución, lo que interpreta como «la esencia de todo lo que está pasando».

Cero respaldo internacional

El tercer mito es que la huida de Carles Puigdemont y otros cuatro exconsellers (los otros están encarcelado por decisión de la Audiencia Nacional) conseguirían el respaldo de autoridades europeas, empezando por las belgas. La votación en el Parlamento de Flandes «deja muy clara la posición respecto a este conflicto, ya que sólo se contó con cuatro apoyos de la ultraderecha».

No hay presos políticos

Esta «soledad» de Puigdemont se sustenta con otros posicionamientos que se llevaron a cabo el miécoles, como es el caso de Amnistía Internacional. Sería el cuarto mito caído, ya que esta organización «dejó claro que no hay presos políticos en España» y que, por tanto, el exvicepresidente Oriol Junqueras y los otros ocho exconsellers encarcelados no pueden ser catalogados de esta forma.

España no es un Estado opresor

El quinto y último mito es el que más directamente afecta a las competencias del Ministerio del Interior, que asumió las funciones en seguridad en aplicación del artículo 155. «España no es un Estado opresor, sino que aplica con equilibrio y proporcionalidad el uso de la fuerza», señalan las fuentes de Interior en resumen de la jornada de huelga en Cataluña. En este sentido insisten en que hubo más de 200 intervenciones y más de un centenar de identificados, «y ni un solo herido».