La directora del FMI, Christine Lagarde
La directora del FMI, Christine Lagarde - REUTERS

El FMI eleva su previsión de crecimiento en Estados Unidos

Fuerte revisión al alza del PIB de la UE, frente a la parálisis británica por el Brexit

La economía mundial entra en su etapa de mayor crecimiento desde la crisis financiera

CORRESPONSAL EN WASHINGTONActualizado:

Estados Unidos crece. El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha revisado al alza el aumento del Producto Interior Bruto (PIB) del primer país del mundo tanto en 2107 como en 2018, lo que atribuye a un «aumento de la confianza», según su informe de previsiones de octubre. Es la insatisfecha reducción de impuestos la que ha llevado a un menor crecimiento que el esperado en el primer semestre, traducido en un freno a las expectativas, de acuerdo con el último documento de la institución monetaria mundial. Con un crecimiento del 2,2% este año y del 2,3% en 2018, la economía estadounidense será de las que más crezca entre las avanzadas, con una revisión a l alza de una y dos décimas, respectivamente.

Eso sí, como en análisis anteriores, el informe del FMI de octubre vuelve a hacer una alusión velada al riesgo de las políticas proteccionistas, entre las que Trump se ha convertido en gran valedor y cuyo riesgo “no ha desaparecido”, asegura. Sin embargo, la institución mundial reconoce que la progresiva supresión de los estímulos fiscales protagonizado por la Reserva Federal no supone de momento un freno a la economía estadounidense, al “no estar provocando turbulencias”.

El informe del FMI reserva para los países de la zona euro su mayor revisión de crecimiento al alza. Aunque aún no a la altura del ratio que marcará Estados Unidos, los países europeos muestran que su recuperación se consolida y que se cierran las heridas abiertas durante la pasada crisis financiera, con crecimientos del 2,1% este ejercicio y el 1,9% en 2018. Con respecto a su documento de abril, la zona euro gana cuatro y tres décimas, respectivamente. Según el informe, la mejora del PIB vendría de la mano de “una aceleración de las exportaciones y un refuerzo de la demanda interna”, después de “reducirse la incertidumbre política y acomodarse las condiciones financieras”. Sin embargo, el Fondo Monetario mantiene todavía la alerta sobre el sector bancario europeo, para el que reclama “una garantía de la mayor fortaleza posible, a fin de evitar un debilitamiento de la confianza que genere otro revés”. Entre los países con una mayor revisión al alza de crecimiento, destacan España, Italia y Alemania, a pesar del aviso que lanza el FMI por el posible impacto negativo de la crisis catalana.

En contraste con el buen designio para la zona euro, la institución monetaria mundial reconoce el efecto del Brexit en la economía británica, a la que revisa a la baja en tres décimas la previsión de crecimiento para este año. Aunque para el próximo ejercicio mantiene el mismo ratio. El informe de octubre atribuye la previsible desaceleración a “una reducción del consumo privado y el impacto de la depreciación de la libra en el sector inmobiliario”. De forma que el Reino Unido crecerá un 1,7% este año y un 1,5% en 2018.

Frente a informes anteriores, el FMI muestra su mayor optimismo sobre la evolución de la economía mundial en mucho tiempo. La institución reconoce, al fin, la llegada de la “recuperación”, gracias a “un notable refuerzo de las inversiones, el comercio y la producción industrial”. A partir de un primer semestre “mejor de lo esperado”, su documento de octubre mejora la previsión de aumento del PIB en una décima con respecto al de abril, hasta el 3,6% y el 3,7% de crecimiento en estos dos años. Lo que se traduce en una mejora de cuatro y cinco décimas con relación a 2016.

En cuanto a los países emergentes, el Fondo refuerza las previsiones de crecimiento estos dos años de China (6,8% y 6,5%) y Rusia (1,8% y 1,6%), mientras que contempla un retraimiento de la economía de India. En cuanto a Latinoamérica y el Caribe, apenas varía la previsión, de un aumento del PIB del 1,2% y 1,9%, respectivamente.