El FMI alerta de que la «incertidumbre» en Cataluña podría lastrar el crecimiento de España

El organismo internacional destaca las «fuertes perspectivas» positivas para la economía española, aunque advierte de que se pueden truncar por la deriva secesionista en Cataluña

MADRIDActualizado:

Los servicios de estudios y casas de análisis coinciden: las tensiones con Cataluña pueden dañar a la economía española y ahondar en la desaceleración iniciada. El Fondo Monetario Internacional (FMI,ha sido el último en alertar de este fenómeno, un acontecimiento inusual en un organismo que suele medir sus palabras hasta el extremo. «Nuestras perspectivas para la economía española son fuertes, prolongadas tensiones e incertidumbre en relación a Cataluña podrían pesar sobre la confianza y las decisiones de inversión», dijo Andrea Schaechter, jefa de la misión de la institución financiera para España, en conferencia telefónica al presentar el informe anual sobre la economía española.

En el documento, que sirve de antesala a la presentación de sus previsiones sobre España la semana que viene, la referencia es aún más escueta pero simboliza la preocupación del Fondo sobre la situación en Cataluña: «Los movimientos independentistas regionales pueden añadir incertidumbre», se limita a reseñar el FMI en el informe elaborado bajo el Artículo IV, tras visitas y reuniones con cargos políticos –entre ellos los ministros de Hacienda y Economía, Cristóbal Montoro y Luis de Guindos–, economistas e instituciones españolas.

Esta preocupación de momento es un aviso para navegantes: Cataluña aún no afecta a la inversión y la confianza pero podría hacerlo en el futuro si prosigue el pulso. Una opinión en la que el FMI coincide con el Banco de España, que incluyó este aviso en sus últimas previsiones trimestrales y de Standard and Poor's la semana pasada cuando mantuvo su nota y perspectiva sobre España.

Crecimiento del 3,1% en 2017

Por ello, el FMI mantiene sus previsiones de crecimiento para la economía nacional al 3,1% en 2017 y la ha subido una décima al 2,5% en 2018. Tampoco hay cambios en sus estimaciones de déficit: augura que cerrará este año en el 3,2% del PIB –una décima por encima del objetivo– y en el 2,5% el que viene.

El FMI destaca que «gracias a las pasadas reformas» –en referencia a la laboral, a la de pensiones y la financiera–, la economía se ha hecho más competitiva, flexible y resistente, aunque advierte de que España aún tiene por delante retos como los elevados niveles de deuda pública y desempleo estructural, así como el envejecimiento de la población y retrasos en productividad.

Por ello, el FMI desgrana que «la prioridad política del Gobierno en minoría es preservar los avances reformistas, salir del procedimiento de déficit excesivo y completar la agenda del sector financiero», reseña el FMI, que subraya que «revertir las reformas podría emborronar el crecimiento a largo plazo».

Más IVA e impuestos medioambientales

Para encarar estos riesgos, las recetas del FMI son las habituales: recomienda elevar los ingresos por IVA, subir impuestos medioambientales y mejorar la eficiencia del gasto. Pese a que valora que este año el Gobierno ha adoptado medidas para cuadrar el déficit como el endurecimiento del Impuesto de Sociedades para las empresas o la gestión electrónica del IVA –que redundará en 600 millones de ingresos a través del Sistema Inmediato de información y la limitación de aplazamientos–, también pide reclasificar productos que estén a tipos supereducido (4%) y reducido (10%) al nominal (21%). También pide eliminar hasta 5.000 millones en deducciones y exenciones «ineficientes». Y pide poner la lupa en el gasto farmacéutico y las prestaciones por desempleo para elevar la eficiencia y destinar más recursos a sectores como Educación.

Subir las pensiones un 0,25%

Del lado de la jubilación, el FMI reclama que las pensiones no suban más del 0,25% al año, como incluye la ley en situaciones de vacas flacas. La institución dirigida por Christine Lagarde admite que ello genera «un riesgo significativo de reducción del poder de compra de los actuales y futuros pensionistas», por lo que recomienda alargar la edad de retiro y fomentar el ahorro. «Ajustes puntuales como, por ejemplo, en la indexación de las pensiones, deben ser evitados», destaca el FMI, en referencia a una posible vinculación de las prestaciones a la inflación.