Economía

El grupo estadounidense Cordish invertirá 2.200 millones en un «megacomplejo» de ocio en Madrid

El proyecto tendrá un impacto económico previsto de unos 5.000 millones de euros y generará 56.433 empleos

Proyecto LiveResort - ABC
LUIS M. ONTOSO Madrid - Actualizado: Guardado en:

Con el recuerdo aún fresco en la memoria del fiasco del proyecto de Eurovegas, la compañía estadounidense Cordish ha presentado esta mañana en el céntrico hotel Palace un nuevo «megaproyecto» de ocio que se ubicará en el municipio de Torres de la Alameda y que concentrará una inversión de 2.200 millones de euros (ampliables a 3.000 millones en función de las condiciones del mercado) y creará, según sus promotores, 56.433 puestos de trabajo en la zona. El responsable de la compañía que opera los complejos conocidos como Live Resorts!, el consejero delegado de Cordish Global Cities Entertainment, Joseph Weinberg, subrayó que la firma ha elegido Madrid por tratarse de una localización «ideal» en Europa, por el flujo de turistas del resto del Viejo Continente y sus infraestructuras. «Madrid es un referente turístico internacional, con una fantástica red de transportes que darán acceso al complejo al resto de Europa», destacó.

El grupo norteamericano ya dispone de los terrenos, 134 hectáreas en la localidad del Corredor del Henares, cerca del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. Weinberg avanzó que la empresa solicitó ayer las autorizaciones pertinentes a la Comunidad de Madrid. Como paso previo, el Ejecutivo autonómico de Cristina Cifuentes debe dar luz verde a un concurso público para conocer si existen promotoras interesadas en llevar a cabo proyectos diferentes de utilidad pública en dichos terrenos, proceso que puede extenderse cinco meses. Si finalmente se otorgan las licencias a Cardish, la estadounidense garantiza que el proyecto estará completado en un periodo de entre 18 a 24 meses tras la concesión de dichos permisos.

Con un tono directo, contundente (y en ocasiones, incluso, cortante), el empresario estadounidense trató en todo momento de distanciarse de la figura de Sheldon Adelson y destacó que se encuentra cómodo tanto con la legislación española -garantizó en varias ocasiones que no pedirá modificaciones normativas, a diferencia de las constantes exigencias en este sentido del magnate de los casinos- e hizo hincapié en que la financiación será totalmente privada, puesto que no «precisan ni quieren» subvenciones públicas de ningún tipo. Dejan, al mismo tiempo, la puerta abierta a la entrada de otros socios privados (entre ellas, sociedades españolas) para sostener económicamente el proyecto. No precisó, no obstante, qué entidades participarán en su desarrollo, apelando a las necesidades de confidencialidad.

«La legislación actual es la perfectamente apropiada», añadió Weinberg, así como los accesos disponibles por carretera (desde la A-2, R-2, M30, M40 y R-3). Aun así, en el proyecto está previsto que se construya «un apeadero de tren que conectaría con Atocha en 10 minutos para lo cual se solicitará la colaboración de las autoridades competentes». La firma también plantea «conexiones lanzadera» con el aeropuerto de Barajas, IFEMA, las estaciones de Atocha y Chamartín y con el centro de Madrid.

Un 10% de zonas de juego

El recinto, un complejo mastodóntico que contará con restaurantes hoteles, teatro de espectáculos inspirado en Broadway, 16 salas de cine, una zona de conciertos, tres centros de convenciones... también dispondrá de una sección de casinos. De nuevo, en este punto, Weinberg quiso disipar cualquier imagen que evocara a los palacios del juego en el desierto de Nevada: la zona de juegos, al tratarse de un «proyecto mixto» supondrán entre un 5% y un 10% de la superficie. El empresario se escudó, sin embargo, en que Cordish es una sociedad no cotizada para no revelar en qué medida los ingresos del grupo dependen de la actividad de los casinos.

El proyecto, según las estimaciones del grupo, tendrá un impacto un impacto económico en la zona de entre 4.000 y 6.000 millones de euros en los primeros cinco años. En gran medida, este incremento se derivará del aumento de la actividad turística: Cordish anticipa que la construcción de Live Resorts! supondrá un incremento de 676.764 turistas en la región de Madrid durante el primer año de funcionamiento, con el horizonte de un repunte de 1,6 millones de turistas anuales en el futuro.

En cuanto a la seguridad de los visitantes, la compañía puso como ejemplo su experiencia en EE.UU., donde cuenta con varios proyectos en Philadelphia, Atlantic City, Chaleston y Houston, entre otros, y asegura que mediante «sofisticados sistemas tecnológicos y humanos» preservará el bienestar de los usuarios. «Nos tomamos la seguridad muy seriamente», zanjó.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios