Economía

La gran distribución asegura que limitar los pagos en efectivo a 1.000 euros afectará al consumo

Hacienda aprueba este viernes una serie de medidas para combatir el fraude, entre las que se encuentra rebajar el límite de los pagos en efectivos de 2.500 euros a 1.000

Anged lamenta el momento en el que se ha aprobado esta medida
Anged lamenta el momento en el que se ha aprobado esta medida - YOLANDA ASENSIO
S.E. Madrid - Actualizado: Guardado en:

Hacienda aprueba este viernes un extenso plan para fortalecer la lucha contra el fraude y la economía sumergida. El objetivo del Gobierno es recaudar en torno a 2.000 millones de euros con esta batería de medidas, que recoge una limitación del límite de pagos en efectivo a 1.000 euros desde 2017. Una novedosa propuesta que ya ha sido cuestionada desde distintos ámbitos.

Uno de ellos ha sido el empresarial. La Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (Anged) y la Confederación Española de Comercio (CEC) han lamentado esta semana que esta medida supondrá una barrera al consumo, uno de los pilares de crecimiento de la economía española. Según la Anged, esta medida obliga prácticamente a todos los ciudadanos a tener una tarjeta de crédito.

Que la ley sea aprobada en Navidad y sin haber consultado a los sectores más afectados supone un error añadido, según la organización. La gran distribución considera que las ventas se verán resentidas por esta propuesta, ya que «prácticamente pone bajo sospecha a cualquier consumidor que realice compras en el comercio».

Gestha aplaude la medida

La institución ha subrayado que el foco del fraude y la economía sumergida en España son reconocibles, por lo que habría que actuar sobre ellos en lugar de presionar a los hogares y empresas con nuevas trabas.

También las consultoras han reaccionado a la limitación. En declaraciones a Europa Press, Verónica López, de Analistas Finanieros Internacionales (AFI) ha visto insuficiente esta propuesta y ha reclamado a Hacienda que se acompañe de otras fórmulas para combatir el fraude.

El cliente siempre debe llevar la razón, según AFI. López ha sostenido que se debe analizar cuándo una persona debe usar el efectivo pese a que se encuentre «bien equipada» de medios de pago electrónico y, por tanto, se tiene que dejar a la elección del consumidor la forma en la que quiere pagar una transacción.

No todo iban a ser críticas. El sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) ha aplaudido esta medida, ya que aunque no eliminará del todo la economía sumergida y el IVA sí puede ayudar a «dificultar» estas prácticas fraudulentas.

Precisamente la limitación de los pagos en efectivo a 1.000 euros fue una de las medidas que reclamó Gestha al Gobierno esta semana. Otra fue investigar a los acogidos a la amnistía, otra propuesta que puede generar tanta polémica como el límite a estas transacciones.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios