Economía

El expresidente Afinsa sostiene que quienes avisaron de la quiebra «no tenían ni idea»

La Fiscalía, que pide para Juan Antonio Cano 19 años de prisión por delitos de estafa, insolvencia punible y falseamiento de cuentas

La Audiencia Nacional ha comenzado a juzgar a los responsables de la estafa filatélica de Afinsa,
La Audiencia Nacional ha comenzado a juzgar a los responsables de la estafa filatélica de Afinsa, - EFE
AGENCIAS Madrid - Actualizado: Guardado en:

El expresidente de Afinsa Juan Antonio Cano ha asegurado hoy en la Audiencia Nacional que los asesores externos contratados por la empresa filatélica y que advirtieron de su quiebra e irregularidades contables «no tenían ni idea» y su credibilidad es «relativa».

En la segunda sesión del juicio a la cúpula de Afinsa por el fraude de los sellos que afectó a casi 200.000 ahorradores, el fiscal Anticorrupción Alejandro Luzón ha centrado buena parte de su interrogatorio en unos documentos internos que calificaban la situación de la entidad de «quebranto patrimonial, situación patrimonial desequilibrada y falta de sentido económico del modelo».

Cano ha contestado que «estos señores no tenían ni idea», refiriéndose a los economistas autores de esos documentos y contratados por la empresa, a lo que ha añadido que la «la credibilidad» de estos consultores es «relativa y hay que contextualizarla» en la situación de Afinsa en ese momento.

La Fiscalía, que pide para Cano 19 años de prisión por delitos de estafa, insolvencia punible y falseamiento de cuentas, ha llamado la atención sobre un informe de 2002 en el que se concluía que el 40 % de los sellos comercializados durante cuatro años eran «falsos o estaban manipulados» y que éstos no se retiraron ni se informó a los consumidores de su falta de valor.

Un quebranto de 1.000 millones

Además, el fiscal ha considerado que esto habría supuesto un quebranto de 1.000 millones en las cuentas de la compañía, que adquiría los sellos manipulados en lotes al 8 % de su valor real.

Frente a estas acusaciones, Cano ha reconocido que no se tuvo constancia «del alcance de los defectos en los lotes» hasta 2003 y que no se notificó a los clientes, ya que no se podían realizar pruebas a los sellos que ya se habían vendido, aunque estuviesen depositados en Afinsa, y se habría puesto en peligro «el sistema de la compañía».

El acusado se ha referido también a las relaciones de Afinsa con Fórum, empresa filatélica intervenida también el 9 de mayo de 2006, para explicar que aparte de la revista especializada «Crónica Filatélica», no tuvieron otra relación con aquella.

Sí ha admitido, por el contrario, que las dos compañías tuvieron conversaciones para tratar la conveniencia por parte de la Administración Pública de «desarrollar la legislación» para el sector de la filatelia en España, que en ese momento estaba «incompleta».

El juicio ante la sección primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional se reanudará el próximo lunes con el interrogatorio de Cano.

Además del expresidnete, en el banquillo se sientan otros trece acusados miembros de la antigua cúpula de la entidad, que se enfrentan a penas de entre 19 y 2 años de prisión por estafa, insolvencia punible, falseamiento de cuentas anuales, blanqueo y fraude.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios