Economía

La economía colaborativa, un modelo imparable en España y en Europa

El 6% de la sociedad española ofrece productos o servicios bajo este modelo de la «sharing economy»

Un usuario compartiendo su vivienda por Airbnb
Un usuario compartiendo su vivienda por Airbnb - Jens Kalaene
DANIEL CABALLERO - @abceconomia Madrid - Actualizado: Guardado en:

La economía colaborativa camina a un ritmo imparable tanto en España como en Europa. Son incontables las compañías que se han lanzado a este modelo de negocio de poner en contacto a usuarios para «compartir» bienes o servicios. Airbnb o BlaBlaCar son solo dos de los ejemplos más evidentes de este sistema. Aun así, su regulación es muy escasa, al menos en nuestro país.

España no cuenta con una regulación sobre el asunto. De hecho, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia tiene pendiente emitir un informe para valorar la economía colaborativa en España habiendo dejado entrever ya en alguna ocasión su posición favorable.

José María Marín Quemada, presidente de la CNCM, destacó ayer que hay que ser «tan rigurosos con ellas como con las anteriores» y que deben cumplir con el ordenamiento jurídico. Por contra, también lanza una alabanza hacia el consumo colaborativo al afirmar que ya está muy presente en la vida social y no se puede prescindir de él.

Caso BlaBlaCar

En España el panorama es incierto de cara a su regulación. Este mes saldrá una sentencia que se espera que traiga cola en torno a BlaBlaCar, acusados de competencia desleal y de no cumplir con la ley por parte de la patronal de autobuses Confebús.

La sentencia marcará un antes y un después en España, aunque ambas partes confirmaron a ABC recientemente que apelarían hasta el final si les fuera desfavorable. Todavía habrá que esperar hasta agotar la última instancia judicial para conocer el posicionamiento de los tribunales.

Crecimiento incontrolable

A pesar de todo, el peso de la economía colaborativa en España es innegable. El país es líder entre los miembros de la Unión Europea ya que el 6% de la población ofrece productos y servicios bajo este modelo, superando a la media continental que apenas se queda en el 5%.

Los datos no son extremadamente altos ni mucho menos, tal como quedó constatado en el Foro Europeo de Economía Colaborativa que se clausuró ayer, pero aspiran a despuntar estos próximos años. En 2015 generó unos ingresos brutos en la UE de 28.000 millones de euros, mientras que las estimaciones señalan a que se podría llegar a generar entre 160.000 y 572.000 millones de euros en un futuro. Además, se estima que la cantidad de usuarios que utilizarán este modelo económico es de 150 millones de personas en los próximos 12 meses.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios