Economía

La operación portuguesa de Caixabank, en un callejón sin salida

Se aplaza al 21 de septiembre la asamblea general de BPI y vuelve atascarse el levantamiento del veto del 20% en su consejo de administración

Sede del Banco Portugués de Inversiones (BPI) en Lisboa
Sede del Banco Portugués de Inversiones (BPI) en Lisboa - REUTERS
FRANCISCO CHACÓN Lisbora - Actualizado: Guardado en:

El Banco Portugués de Inversiones (BPI) suspendió de nuevo este martes su Asamblea General, en la que tenía previsto decidir si elimina la limitación a los derechos de voto, y la convocó para el próximo 21 de septiembre.

La pesadilla de Caixabank al otro lado de la frontera está lejos de terminarse. Su OPA sobre el Banco Portugués de Inversiones (BPI) no sólo se encuentra en un callejón sin salida, sino que la asamblea general de la entidad, que se iba a celebrar en Oporto este 6 de septiembre, ha quedado aplazada hasta el día 21.

El proceso resulta muy complejo. La reunión debe desbloquear el último escollo que impide a los catalanes llevar a buen puerto la operación: levantar el veto del 20% con derecho a sufragio interno. Es decir, Caixabank posee actualmente el 45% de las acciones de BPI, pero la norma en vigor torpedea sus avances porque no puede pasar de ese 20%.

Más y más trampas se van acumulando en un camino lleno de espinas, en lugar de rosas. Siempre con un denominador común: las maniobras de la multimillonaria angolana Isabel dos Santos, hija del presidente de la antigua colonia portuguesa.

Ella, quien controla directa o indirectamente casi el 21% de las acciones del banco luso, se niega a ceder paso a Barcelona en la toma de control de la firma, cautiva de sus propios intereses y de los negocios opacos en los que se le supone envuelta.

Cierto que Bruselas tomó cartas en el asunto y ya se pronunció a favor de España para no someter a un banco europeo a la volatilidad africana, pero esta mujer no tiene intención de ceder y pretende forzar una retirada de la OPA catalana.

Una circunstancia que tal vez puede acontecer, en vista de que Caixabank comienza a saturarse de tantas argucias legales para frenar su desembarco, aunque todavía no se ha comunicado ninguna decisión oficial en este sentido.

Es la tercera vez en pocos meses que se suspende la asamblea general de BPI, pues inicialmente tenía que haberse celebrado el pasado 22 de julio.

¿Cuál será el próximo movimiento de Isabel dos Santos? ¿Terminará cansándose Caixbank? El culebrón financiero está servido, cual folletín a la americana. Continuará…

.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios