Real Madrid-AthleticKepa contra Keylor, de posibles compañeros a grandes rivales

El portero vasco lo paró todo menos el taconazo final de Cristiano Ronaldo; el costarricense respondió con dos acciones decisivas

Actualizado:

Kepa fue el culpable. Zidane no pudo vencer por este muchacho. El muchacho de Vizcaya evitó la victoria madridista ante el Athletic y a punto estuvo de conseguir una victoria de los leones en la jaula del fútbol mundial que es el Bernabéu, donde el Real Madrid hizo un flojo ensayo del partido de Múnich.

Kepa contra Keylor. Fue un bonito duelo. Los dos brillaron. El vasco, fusilado a disparos, fue la estrella. El costarricense salvó otros dos tantos rojiblancos. Pudieron ser compañeros y anoche fueron los mejores rivales

La noche era morbosa. Keylor frente a Kepa. Los dos guardametas podían ser hoy compañeros si el Real Madrid hubiera pagado los veinte millones de su cláusula en enero. Zidane decidió no fichar al cancerbero vizcaíno para mantener el grupo que le ha dado siete títulos en dos años. La respuesta de Kepa fue convertirse en la figura del encuentro, mientras Keylor contestaba con otra gran parada que evitó un gol de San José.

El hombre vestido de negro, como Iríbar, fue el culpable del empate del Real Madrid en su estadio. Solo un taconazo final de Cristiano evitó la victoria visitante. Arrizabalaga dio una exhibición. Sacó con sus guantes tres remates de gol y en el cabezazo colosal que Cristiano estrelló en el travesaño tenía colocada la mano debajo para despejar el balón. Era su noche.

Era un toma y daca de guantes contra guantes. Navas también estuvo espléndido. Evitó otra jugada de gol rojiblanca al salir por piernas y ganar la carrera a Williams, que buscaba su segundo tanto particular. El Real Madrid no encontraba la manera de superar al arquero vasco y Zidane dio a entrada a Bale e Isco en lugar de Asensio y Benzema. Los refuerzos cambiaron el ritmo del partido. Los blancos atacaron de nuevo con velocidad. El Athletic se encerró descaradamente a defender la ventaja. El riesgo que adquirían los madridistas en busca del empate era un peligro de infarto para Keylor, presto para salir a toda velocidad ante cualquier contragolpe rival.

Kepa demostraba su parecido con Iríbar en sus salidas para eludir el cabezazo de los atacantes locales. El joven guardameta aporta la serenidad de un veterano a la retaguardia del Athletic. Es un dato que define su categoría. Bloca los balones, hecho raro en el balompié actual, y hace paradas sobrias. Las palomitas, para el cine. Al final, un tiro de Modric lo tocó Ronaldo y el Real Madrid consiguió un punto.

Ziganda apostilló sobre el conjunto blanco, en modo Champions: «El Real Madrid es el favorito para ganarla».