Tercera división

«Tito» García Sanjuán, el campeón de Europa que hace soñar al Formentera en la Copa del Rey

El club balear de Tercera división que se ha metido en los dieciseisavos de la Copa está dirigido por un entrenador que triunfó en el fútbol sala

«Tito» García Sanjuán, entrenador del Formentera
«Tito» García Sanjuán, entrenador del Formentera

El Formentera se ha convertido en la gran revelación de la Copa del Rey 2016-17. El conjunto balear, un humilde de la Tercera división que habita en una isla de 20 kilómetros de largo y sólo dos de ancho, daba este miércoles la campanada al vencer en la tanda de penaltis al Tudelano (Segunda B) y se clasificaba para el sorteo de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey, que se celebrará este viernes. Éxito de un equipo modesto que tiene como entrenador a un campeón de Europa... de fútbol sala. A diferencia de su hermano Jesús, que triunfo como jugador del Real Zaragoza, José Ángel «Tito» García Sanjuán prefirió dar patadas al balón sobre el parqué. Un deporte en el que dejaba huella porque levantaba una Liga y una Copa de Europa, cuando esta competición era aún oficiosa. Ahora, casi dos décadas después de aquellas victorias, brilla en el banquillo de un conjunto que sueña con poder enfrentarse a Real Madrid o Barcelona en la siguiente ronda copera.

En su primera temporada al frente del Formentera, «Tito» García Sanjuán (Zaragoza, 25 de febrero de 1974) es uno de los grandes artífices del éxito de este conjunto, tercero en el Grupo XI de Tercera división. Siempre en banquillos humildes, el técnico de moda en Baleares dirigió a Benicarló, Racing Benicarló, Borriol, Villarreal C, Vinarós y Rapitenca antes de embarcarse en una aventura que le llevó a miles de kilómetros de España. Su última experiencia antes de firmar por el conjunto isleño fue el Legirus Inter, club de la Segunda División finlandesa. Este verano llegaba al vestuario del Municipal de Formentera.

García Sanjuán es un apellido muy querido en Zaragoza. Su hermano Jesús fue uno de los protagonistas de la histórica conquista de la Recopa ante el Arsenal en París con aquel gol de Nayim desde el centro del campo. «Tito» también jugó en las filial del filial zaragocista, pero pronto abandonó la aventura para embarcarse de lleno en el mundo del fútbol sala. Ganó la liga con el Sego Zaragoza y tocó el cielo en ese deporte en 1998 cuando ya como jugador del Talavera. Aquel año conquistaba la Copa de Europa de clubes.

Pero al retirarse, «Tito» decidió regresar al fútbol a través de los banquillos. Ahora vive un sueño. También la plantilla del Formentera, que se ha plantado en los dieciseisavos de final de la Copa del Rey después de eliminar a tres rivales de categoría superior (Segunda B) en los penaltis. El presidente del club, Xicu Ferrer, acertó este verano con su apuesta para el banquillo. Su equipo daba cuenta del Atlético Saguntino, se deshacía del Lorca después de una interminable tanda de 26 lanzamientos y este miércoles volvía a sorprender al vencer en el campo del Tudelano también desde los once metros. En el conjunto pitiuso se frotan a hora las manos pensando en la taquilla que puede suponer un enfrentamiento ante Real Madrid o Barcelona en la próxima.

«Es verdad que la mayor parte de mi carrera ha sido en el fútbol sala, pero también he jugado al fútbol en Tercera y Segunda División B. También llevo entrenando equipos de fútbol desde los 15 años. Se puede decir que he jugado al fútbol sala porque era lo que me divertía más, pero mi cabeza siempre ha estado en el fútbol», explicaba en una entrevista concedida al «Nou Diari» después de firmar como técnico del Formentera, cargo en el que sucedió a Luis Elcacho. Solo unos meses después, «Tito» García Sanjuán ha disparado la ilusión de la isla balear menos poblada. Con una población de menos de 12.000 habitantes, los aficionados sueñan despiertos porque la posibilidad de que Real Madrid o Barça tengan que visitar el Municipal en un partido oficial se ha convertido en una realidad.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios