Cervera y Muñoz se saludan antes del Cádiz CF-Levante.
Cervera y Muñoz se saludan antes del Cádiz CF-Levante.
CÁDIZ CF

La pizarra del Cádiz CF-Levante: el equilibrio en el momento justo

Cervera encuentra un once ideal para esta recta final de Liga con el que apabulla al líder y donde sólo falta precisión en los últimos metros
Por  19:32 h.

Resulta sumamente injusto criticar a este Cádiz CF, con un rendimiento muy superior al esperado y una actitud digna de encomio. Y eso pese a sumar cinco jornadas consecutivas sin ganar, con el lógico desgaste físico que suponen 35 jornadas a las espaldas más los dos partidos de Copa. Ante el Levante, salvo algunos errores de Sankaré y extraños despejes de Cifuentes, los amarillos se mostraban muy superiores a un líder incontestable y pusieron todo para ganar… excepto ese segundo gol.

El empate sabe amargo, porque no rompe la dinámica y hasta preocupa la decepción del míster al final del duelo. Pero los resultados de los adversarios (todo X más la derrota del Girona) resta daño a la pérdida de los puntos. ¿Todo sigue igual? No, porque el Cádiz CF ha demostrado ante el mejor rival posible que reúne argumentos futbolísticos y una capacidad competitiva enorme para asegurarse una plaza en el ‘play off’ de ascenso. Y hasta para soñar con lo máximo.

1.- El once del equilibrio

Álvaro Cervera ha encontrado su once ideal, ese que podría aprenderse el cadista de carrerilla, porque con él logra el perfecto equilibrio defensa-ataque. Las espaldas quedan bien cubiertas con la línea de cuatro intocable (sin descartar a Servando como relevo) y el doble pivote formado por Garrido y José Mari. El de Barakaldo ha dado un salto espectacular, siendo un prodigio en el juego posicional y fundamental por su fortaleza aérea; y José Mari es el termómetro de este equipo. Si está bien, al Cádiz le sube la temperatura.

Y arriba, el míster ha encontrado al mediapunta deseado, después de mil y un experimentos. Aketxe le ofrece todo lo que puede pedir el técnico. Una calidad de categoría superior, un golpeo decisivo a balón parado y hasta compromiso y desgaste en la presión y las acciones defensivas. Con Alvarito y Salvi enchufados por banda y Ortuño golpeando, este Cádiz CF le puede ganar a cualquiera. No obstante, será el once para las grandes citas, las finales, porque con las sanciones que aguardan en las próximas semanas (seis apercibidos) y las posibles molestias por el agotamiento tendrá imposible repetir con asiduidad.

2.- El equipo quiere la pelota

El Cádiz CF ha evolucionado a lo largo de la temporada. De la idea inicial, ese conjunto que daba la pelota al contrario para salir al contragolpe, al actual, con varias alternativas y que es incluso capaz de dominar al Levante con el esférico. Ganó en la posesión (54,3%) e impuso su ritmo durante la mayor parte de los minutos. No contaba con Abdullah, el sacrificado, pero José Mari muestra su buen manejo de balón si tiene a Garrido de escudero y Aketxe pone el resto.

3.- Cervera, más osado que nunca

Se ha tildado al entrenador de ser demasiado defensivo, de sólo mirar la portería propia en lugar de la ajena. Pues tapó bocas este sábado con unos cambios tan atrevidos que algunos hasta pensarán que fueron demasiado osados. Sólo quería ganar, no se conformaba con el empate, así que dio entrada a Nico y Aitor, sacó a Brian y colocó a Alvarito de lateral zurdo. Ya lo hizo en otros momentos.

Pero además, retiró al centrocampista de contención José Mari para incluir al delantero Santamaría y retrasar a Aketxe a la medular. No consiguió el efecto esperado pero le sirve para quitarse el ‘sambenito’ que le pusieron algunos por fijarse en su trayectoria anterior y en momentos puntuales.