Supercopa de España Un Madrid con «plan renove»

El Barça pone a prueba al nuevo equipo de Pablo Laso en las semifinales de la Supercopa de España

La plantilla del Real Madrid, durante un entrenamiento en Valdebebas
La plantilla del Real Madrid, durante un entrenamiento en Valdebebas - EFE

La temporada de baloncesto comienza a rodar de manera oficial con la Supercopa de España que se disputa en Vitoria. Real Madrid y Barcelona protagonizan el primer clásico del curso y se enfrentan en semifinales, un duelo atípico por las fechas en las que sucede en las que ambos conjuntos están todavía aterrizando y adaptándose a las nuevas incorporaciones. Además, numerosos jugadores llegan aquejados de molestias tras un verano frenético en el que los de Pablo Laso salen peor parados, pues superan a su rival en número de internacionales que viajaron hasta Río para competir en los Juegos Olímpicos.

«Hasta el día 12 no hemos podido tener a todo el equipo», reconoció ayer el técnico madridista en la Ciudad Deportiva de Valdebebas en la rueda de prensa previa a la semifinal. Laso piensa que el partido «llega muy pronto, pero no es excusa para que el equipo no sea competitivo».

Movimiento en la capital

La estabilidad en el banquillo del Madrid (sexta temporada de Laso al frente) no ha impedido que la NBA le haya ganado la partida y dos de sus pilares, Sergio Rodríguez (76ers) y Willy Hernangómez (Knicks), hayan puesto rumbo al otro lado del charco junto a Ndour (Knicks). Además, Augusto Lima se ha marchado cedido al Zalgiris lituano.

Un «plan renove» que se ha gestado con la adquisición de otras cuatro piezas de gran nivel para el engranje madridista. Draper (base) y Randolph (ala-pívot) llegan procedentes del Lokomotiv. El primero tratará de asumir galones en la gestión del juego y el segundo de aportar con su potencia en la pintura. El Madrid ha sumado músculo con la incorporación de Hunter, un ala-pívot que ya conoce la liga española tras su paso hace tres años por el Blancos de Rueda. Además, el entrenador madridista ha querido repescar a Álex Suárez, que posee un gran tiro exterior, para cerrar el plantel. «El club ha hecho un esfuerzo por tener una plantilla muy competitiva», aseguró ayer el técnico vasco.

Así las cosas, Pablo Laso cuenta con 13 jugadores que conforman un proyecto consistente y al que, pese a las nuevas caras, no pretende modificar su identidad de juego. «Nuestra idea es mantener el estilo y tratar de ir adaptando a los nuevos fichajes, sobre todo porque no hemos cambiado el grueso del equipo», explicó. El de Vitoria confía plenamente en los jugadores con los que el año pasado conquistó la Copa y la Liga. «Los mejores fichajes son los que se quedan».

Aunque la temporada es muy larga, el club blanco cuenta con siete jugadores para dos posiciones interiores y tendrá que llevar a cabo descartes y rotaciones, cosa que a Laso no le preocupa porque «todo el mundo va a tener protagonismo». Hoy empieza una nueva etapa, con un equipo renovado, pero con la misma esencia.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios