En el vídeo, el entrenamiento de la «ÑBA» antes del partido contra Eslovenia

España-EsloveniaLa pandilla del «Niño maravilla» amenaza a España

Eslovenia, último escollo de la selección antes de la final, concentra su talento en Doncic, Goran Dragic y Randolph

Actualizado:

A los despachos de la federación llegó hace años el chivatazo de que había un chico en la cantera del Real Madrid que era la bomba. Esloveno de nacimiento, pero criado desde los trece años en el club blanco, las redes del sistema de formación de la FEB cayeron sobre él. Al igual que habían hecho con Mirotic años atrás, la dirección técnica del equipo nacional exploró la posibilidad de contar con Luka Doncic para las secciones inferiores, pero el jugador del Real Madrid lo tenía claro. A pesar de ser casi un niño, no dudó. Su corazón era esloveno, el único país que estaba dispuesto a representar si algún día le convocaban para un gran torneo de selecciones.

[¿Horario y dónde ver el España-Eslovenia?]

Apesar de la negativa, la federación volvió a la carga meses después. Involucró a su familia y a algunos dirigentes del Real Madrid, pero la decisión no cambió. Doncic esperaría a Eslovenia y esa llamada que tanto esperaba se produjo este verano. La convocatoria para disputar el Eurobasket no le pilló por sorpresa. Goran Dragic, uno de sus ídolos, había pedido públicamente su presencia en el equipo nacional. Palabras que ruborizaban al madridista cuando llegaron a sus oídos. El base de los Heat era consciente de que si querían lograr la primera medalla para el país era necesario aunar todo el talento posible. Por eso, a la llamada de Doncic la federación eslovena unió la de Anthony Randolph, el pívot americano del Real Madrid, que logró la nacionalización exprés para jugar el Europeo.

Los tres son la gran amenaza de España esta noche (20.30 horas, Cuatro) en el encuentro que decidirá el primer finalista del campeonato. Un trío al que Kokoskov –seleccionador esloveno– ha sabido afinar para mantenerse invicto en el Eurobasket. «Me ha impresionado Eslovenia. Llevan una trayectoria fantástica y han sabido adaptarse en función del rival a jugar con tanteos bajos o altos», reconoce Scariolo sobre su rival en semifinales.

El italiano desveló que la producción de juego, centrada esencialmente en Dragic y Doncic, le preocupa bastante y será ahí donde España concentre buena parte de sus esfuerzos defensivos. El jugador de los Heat, el segundo más veterano del vestuario, está ejerciendo un papel de padrino con el madridista. Fue él quien le eligió para compartir habitación con Doncic, decisión que el joven acogió con alegría. «Es todavía un niño, pero me encanta. Aún ve dibujos animados, series como ‘Friends’, pero somos tremendamente afortunados de tenerle aquí», afirmaba Dragic tras ganar a Letonia con 27 puntos de Doncic y clasificarse para semifinales.

«Por partidos como éste es por lo que dicen que es el mejor de su edad. Tiene 18 años, pero juega con mucha cabeza los momentos calientes», resaltaba Dragic acerca de su compañero, cuya participación en el Eurobasket le ha catapultado en las quinielas para el próximo draft de la NBA.

Asombra Doncic

Nadie duda ya de que el madridista volará a Estados Unidos el próximo verano y, seguramente, lo hará como número uno del sorteo de talentos de la liga. «Pensar que un jugador de 18 años está haciendo lo que está haciendo él hace que me frote los ojos. Hay momentos en los que no te lo crees», explicaba Scariolo. El italiano echará de menos a Llull en la defensa de la dirección de juego eslovena, aunque tiene planes para suplir al balear. «Su gran tamaño –son bases muy altos– hace que su defensa no se pueda solucionar con un solo jugador», apuntó respecto a la importancia de las ayudas defensivas en el partido.

Por dentro, la movilidad de Randolph es otro de los puntos que deberá solucionar Scariolo. Durante el torneo, España ha sufrido mucho con ese tipo de pívots que juegan muy lejos del aro, aunque ha sabido salir airosa de esa situación. Para lo que no sabe si está preparada es para hacer frente al talento de Doncic, a la improvisación de Dragic y a la efectividad de Randolph. Tres diablos que amenazan el camino hacia el oro de la selección, que se encuentra a un solo paso de asegurar una nueva medalla.