Rugby femenino

Patricia García: «El rugby está de moda»

La selección española lucha hoy con Escocia por la última plaza en juego para acceder al Mundial de Irlanda 2017

Patricia García, jugadora de la selección española de rugby
Patricia García, jugadora de la selección española de rugby - José Ramón Ladra
Lorena López Antón Madrid - Actualizado: Guardado en:

El rugby español vuelve a tener otro sueño: la clasificación para el Mundial de Irlanda 2017. La selección española femenina de XV se juega este sábado el pase ante Escocia en el Estadio Central de la Universidad Complutense de Madrid(Teledeporte, 13.00 horas). El fin de semana pasado ya hicieron la mitad del trabajo al ganar en Glasgow 5-10. Ahora queda la vuelta.

«No hay que relejarse para nada porque aún no está ganado, aunque hay que reconocer que las sensaciones fueron muy buenas», cuenta la jugadora Patricia García a ABC, mientras habla por el bluetooth de su coche. Estos días han sido frenéticos para ella. Juega de apertura y, tras más de diez años practicando este deporte, se ha convertido en la cara más mediática de las «leonas».

Ella ya ha hecho realidad un sueño. Fue la encargada de dar la patada inicial al primer partido de Rugby a Siete en unos Juegos. A la pregunta de si se lo imaginaba hace unos años, ríe. «El caso es que acceder a los Juegos Olímpicos siempre ha sido nuestro sueño desde el 2009, hace casi siete años, desde que dieron la noticia de que lo incluirían entre las modalidades. Se dice pronto», confiesa la apertura de España. Ahora, le toca al Rugby XV: «Nuestro sueño en XV es el Mundial, ha sido nuestro objetivo a largo plazo durante estos años».

No quieren conseguirlo solas. «Estamos haciendo una gran campaña: “Vamos todos al central”. Esperamos que haya el máximo número de aficionados que vengan a apoyarnos y animarnos, y los que no puedan, que lo vean por Teledeporte. Ahora tenemos la oportunidad de disfrutar de los partidos por televisión», comenta. Se espera bastante gente dado los precedentes del Campeonato de Europa del pasado octubre. «Esperemos que haya mucho público. Igual, o si puede ser más, que en el Europeo donde tuvimos récord de asistencia en una competición femenina. Se nota el apoyo. Esas fuerzas nos van a venir bien».

Para su seleccionador las prioridades son otras: «Espero ganar, aunque sea de un punto. Queremos jugar bien que es lo que nos dará la eliminatoria», confiesa José Antonio Barrio, más conocido como «Yunque». Para ello llevan trabajando toda la temporada. «Hemos hecho cuatro test-match con el equipo que estamos compitiendo. Esto nos ayuda a acoplarnos y sacar nuestro máximo rendimiento porque hay jugadoras para las que son sus primeros partidos como internacionales y hay otras que venimos de jugar los Juegos Olímpicos», reflexiona García. Porque ellas, las olímpicas, siguen jugando; mientras que los chicos, se han dado un tiempo de descanso.

El deporte de moda

El rugby se está poniendo de moda. Lo avalan el lleno de la Copa del Rey en el estadio José Zorrilla y las entradas agotadas de los partidos de entradas de España ante Tonga en Madrid y Uruguay en Málaga. «Espero que esto nos ayude para darlo a conocer a los que no lo conocen, para que descubran sus valores y lo que puede aportar a sus vidas. También espero que los que ya estamos dentro de este deporte sepamos crear una cultura y preservar nuestros valores, hacer que esto sea un proyecto a largo plazo», cuenta.

Pero, ¿qué le falta al rugby para ser un deporte de masas? «Ser una estructura y un proyecto sostenible a largo plazo, que lleguemos a muchas más personas. Estamos teniendo grandes hitos que nos dan mucha visualización, pero tenemos que saber aprovecharlos», comenta. Hasta el momento, el crecimiento de fichas de jugadores en temporadas de grandes competiciones triplicaba a una temporada sin grandes hitos deportivos. Ahora, la Federación Española de Rugby (FER) se ha propuesto un reto: 40.000 jugadores de rugby en España en 2020. Un reto no tan descabellado, teniendo en cuenta que cuentan con cerca de 32.000 actualmente.

Falta de profesionalización

Otro de los problemas que acechan a este deporte es que poder vivir de él, en España, es un hito. «Somos pocos. Está empezando, pero no es lo común. Alhambra Nievas (nombrada mejor árbitra del mundo) tiene un contrato como árbitro profesional, nosotras tenemos becas; incluso alguna tenemos patrocinadores privados», dice García. La mayoría de las jugadoras de la selección tienen que pedir excedencias o vacaciones para poder jugar con la selección absoluta, da igual de la modalidad que sea.

Pero el trabajo duro de estas chicas comienza a verse recompensado. «Parece una tontería, pero hay detalles como ir por la calle por Madrid y que una niña te reconozca y te pare porque quiera hacerse una foto contigo. No es algo que me pase todos los días, pero si es algo que me ha pasado en alguna ocasión. Esto significa que estamos haciendo una buena labor de promoción y de difusión del deporte», comenta con una sonrisa. «He estado jugando en Francia y en Nueva Zelanda y sé lo que es el rugby en esos países y es lo que quiero para España», dice con determinación.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios