PREMIO ROMERO MURUBE

Gómez Marín: «No hay libertades públicas ni transparencia sin una prensa decidida y libre»

El escritor y articulista ha recibido este miércoles el XVI Premio Joaquín Romero Murube que entrega ABC de Sevilla

Catalina Luca de Tena entrega el premio a José Antonio Gómez Marín
Catalina Luca de Tena entrega el premio a José Antonio Gómez Marín - J. M. SERRANO
ABC Sevilla - Actualizado: Guardado en:

El escritor y articulista onubense José Antonio Gómez Marín ha recibido este miércoles de manos de la presidenta-editora de ABC, Catalina Luca de Tena el XVI Premio Joaquín Romero Murube en el transcurso de una cena celebrada anoche en la Casa de ABC de Sevilla, a la que asistieron personalidades del mundo de la empresa, la cultura, el deporte y la política. Gómez Marín recibió este prestigioso galardón por el artículo «Vivir para el otro», publicado el 20 de octubre de 2015 en El Mundo de Andalucía y considerado el mejor de los originales presentados a la convocatoria de esta edición por el jurado que formaron Antonio Burgos, Ignacio Camacho, Ignacio Montaño, Luis Sánchez-Moliní y Rafael Valencia, que actuó como presidente.

Antes que Goméz Marín recibieron este premio Ignacio Camacho, Manuel Ramírez, Antonio Burgos, Joaquín Caro Romero, Francisco Pleguezuelo, Carlos Colón, Arturo Pérez-Reverte, Juan Manuel de Prada, Carlos Herrera, Manuel Alcántara, Alberto García Reyes, Enriqueta Vila, Hugh Thomas, Francisco Robles y Javier Cercas.

Uno de los últimos sabios

La presidenta editora de ABC recordó en su intervención que Gómez Marín, «a quienes muchos consideran uno de los últimos sabios de nuestra profesión, es mucho más que un periodista», y recordó sus aportaciones como articulista en diferentes medios durante décadas. «Su labor más conocida —dijo— es la que en las últimas décadas lo ha llevado a mirar la realidad con ojos inquietos, y a reproducirla, negro sobre blanco, en un papel de periódico, pero ninguna aproximación al conocimiento le ha sido ajena», aseguró Catalina Luca de Tena, que recordó también que «ha ejercido de profesor universitario, alto funcionario, poeta, historiador, ensayista, académico, conferenciante, investigador social o columnista».

La presidenta-editora de ABC aseguró que «de Madrid a París, o de Buenos Aires a Sevilla, nuestro galardonado comenzó su andadura periodística en la “Revista de Occidente”, “Cuadernos Hispanoamericanos” e “Ínsula” para, más adelante, dejar su impronta en la revista “Triunfo” y los periódicos “Madrid”, “Informaciones”, “Diario 16” y, hasta hace pocos meses “El Mundo de Andalucía”».

José Antonio Gómez Marín repasó la dilatada historia de ABC, a cuyas filas se acaba de incorporar como columnista, y resaltó cómo este periódico «se va quedando solo en Andalucía a la hora de mantener abierto y sensible el ojo público ante un paisanaje civil y político –y lo digo con todo el dolor de mi corazón— del que temo más que espero», dijo.

El escritor y articulista onubense aseguró que «un periódico es, más que un noticiero, un agente de formación de la conciencia pública y de la privada, un inevitable (legítimo) difusor ideológico —en tantas ocasiones subliminal— cuyo peso en el sistema social, como diría Parsons, resulta decisivo, sobre todo si, —añadió— como es el caso de ABC, logra atravesar los tiempos, salvando las circunstancias políticas y sociales, hasta convertirse en una auténtica escuela para sus lectores y, si me lo permiten, en un hábito doméstico y en un ritual cívico».

La crítica al poder

Gómez Marín añadió que «opinan los cínicos que la crítica al Poder resulta rentable y yo les respondo que lo que es un negocio pingüe es viajar aferrado al Poder como una rémora. Donde estuve y donde esté —aseguró—, seguiré indefectiblemente mi convencimiento de que no hay libertades públicas sin transparencia y de que no hay transparencia sin una prensa decidida y libre –ni comparsa ni cómplice de la corrupción—que procure a los ciudadanos una visión real del manejo político y también del cambalache económico o de la comedia sindical, razón por la que celebro mi jubilación relativa y por la que poco o nada espero, aparte de incomodidades, a cambio de mi eventual aportación», dijo.

El premiado agregó que «la prensa debe recuperar su contenido reflexivo sin renunciar a esa filosofía de las formas ligeras en la que nos hemos columpiado durante decenios los privilegiados pero también frustradísimos miembros de mi generación».

Lector inteligente

Antonio Muñoz, delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, pronunció unas palabras en nombre del alcalde, Juan Espadas, que finalmente no pudo asistir a la entrega del premio. «Sea donde sea, en tu larga trayectoria has demostrado que siempre te diriges a un lector inteligente, que eres fiel a la escuela clásica del artículo, la que además de entretener, en el breve espacio de la columna, enseña», dijo del galardonado. «La tuya ha sido en cada ocasión una escritura de raíces que vuelan, de alas que arraigan. Como dijo uno de los miembros del jurado que te ha adjudicado merecidamente este premio, Antonio Burgos, estás siempre “entre Kant y El Potra, entre la Grecia clásica y Valverde del Camino, entre Wagner y Concha Piquer”. Y también, concluye Antonio con razón, entre Huelva y Sevilla», añadió.

Y recordó que Joaquín Romero Murube denunció que «lo que se hace en un mes es mucho más valioso –más barato, desde otro punto de vista— que lo que se hace en un año”. Sé que Joaquín y tú habríais compartido el mismo amor por las obras bien hechas».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios