Ciencia

Descubren la galaxia más oscura, justo al lado de la Vía Láctea

Bautizada como Virgo I, refuerza las ideas que la Ciencia tiene sobre el modo en que las galaxias crecen

La Gran Nube de Magallanes, la más brillante de las galáxias satélite de la Vía Láctea
La Gran Nube de Magallanes, la más brillante de las galáxias satélite de la Vía Láctea - Archivo

Un equipo internacional de astrónomos acaba de descubrir la galaxia más oscura y tenue de cuantas se han observado hasta ahora. Y su hallazgo, justo al lado de nuestra Vía Láctea, refuerza las ideas que la Ciencia tiene sobre el modo en que las galaxias crecen. El trabajo acaba de publicarse en arXix.org

Se cree que galaxias gigantes, como la Vía Láctea, en la que nosotros vivimos, se formaron como como consecuencia de la colisión de otras galaxias más pequeñas. Lo cual sugiere que, aún en la actualidad, debería de haber cientos de pequeñas galaxias satélite alrededor de la nuestra, como una especie de "material sobrante" de su formación. Pero los astrónomos, por ahora, solo han conseguido descubrir unas cincuenta de ellas.

La nueva galaxia, bautizada como Virgo I, apareció cuando un equipo de astrónomos de la Universidad de Tohoku en Sendai, en Japón, liderado por Daisuke Homma y Masashi Chiba, escrutaban el cielo con la nueva cámara del telescopio gigante Subaru, en Hawaii, que cuenta con un espejo de 8,2 metros.

"Virgo I podría ser la galaxia más debil jamás detectada -afirma Chiba-. Solo emite la mitad de luz que Segue 1, otra galaxia satélite de la Vía Láctea, que hasta ahora ostentaba ese mismo título. Una sola estrella muy brillante de nuestra galaxia emite más luz que todas las de Virgo I juntas".

Para los científicos resulta del máximo interés saber hasta qué punto puede ser debil una galaxia sin dejar de ser una auténtica galaxia. Y si existe un límite, Virgo I debe de estar muy cerca de él, ya que tiene muy pocas estrellas y, en conjunto, emite apenas 180 veces más luz que el Sol. Sin embargo, su distancia de la Vía Láctea, 280.000 años luz, más del doble que el satélite más brillante de la Vía Láctea, la Gran Nube de Magallanes, no deja lugar a dudas de que se trata de una auténtica galaxia.

Esa gran distancia explica por qué Virgo I no había sido descubierta hasta ahora. Los investigadores esperan encontrar "cientos de pequeñas galaxias similares" en los próximos años. Algo que, añaden, "resultará muy divertido".

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios