MEMORIA HISTÓRICA

La Sauceda, huella viva de la represión franquista

El viernes se inaugura la Casa de la Memoria, un centro para recordar a aquellos que perdieron sus vidas en este enclave de la sierra gaditana

La Sauceda, huella viva de la represión franquista

De ser escenario de uno de los más sangrientos capítulos de la represión franquista, La Sauceda, un paraje entre las sierras de Cádiz y Málaga, ha pasado a convertirse en un lugar de referencia nacional en la labor de la recuperación de la Memoria Histórica.

Un paso que dará al inaugurar el próximo viernes en Jimena de la Frontera la Casa de la Memoria La Sauceda, un inmueble que alberga una biblioteca con 1.400 volúmenes sobre Memoria Histórica, sala de conferencias, archivo, y una sala de exposiciones donde, a través de paneles, se recorren episodios de la represión franquista, especialmente los que ocurrieron en la zona.

La inauguración de esta Casa de la Memoria es el culmen de un proceso que se inició en el 2011 cuando se localizó en la zona lo que entonces se describió como una de las más importantes fosas comunes de España a campo abierto, el lugar al que fueron arrojadas las víctimas del campo de concentración, ejecución y tortura que el franquismo instaló en el Cortijo de Marrufo, en el valle de Sauceda de Cádiz.

Los expertos calculan que entre 300 y 600 personas que acudieron a La Sauceda para huir del avance de las tropas franquistas y que fueron ejecutadas por ellas entre noviembre de 1936 y abril de 1937, están enterradas en este área, en la que en realidad se han contabilizado siete fosas.

En unos trabajos que siempre han contado con el impulso y el esfuerzo del Foro por la Memoria del Campo de Gibraltar y la Asociación de Familiares de Represaliados por el Franquismo de La Sauceda y El Marrufo, los cadáveres exhumados recibieron, al fin, una sepultura, en el cementerio de La Sauceda, que fue rehabilitado especialmente para estas víctimas de la represión que durante tantos años habían permanecido ocultas.

Un paso más en estos trabajos se ha dado ahora con la puesta en marcha de la Casa de la Memoria La Sauceda, que, según ha dicho hoy la presidenta de la Diputación Provincial de Cádiz, Irene García, en una visita al inmueble, liderará «la recuperación de nuestro pasado» para conectarlo con «nuestro presente y nuestro futuro». «Es un espacio cargado de emociones y de sentimientos pero sobre todo de justicia», ha señalado Irene García.

La presidenta de la Diputación ha agradecido «a todos los que han contribuido de una manera tan importante para recuperar nuestra memoria y por tanto para hacer justicia con tantos gaditanos y andaluces».

La Diputación Provincial de Cádiz ha tenido, según su presidenta, una colaboración «muy humilde» en la puesta en marcha de este espacio, en comparación con el ingente trabajo realizado por las asociaciones que han promovido y levantado este proyecto de recuperación de la memoria histórica. Se trata de una «apuesta por la investigación, por el conocimiento y por permitir que las generaciones más jóvenes, tanto de estudiantes como de investigadores, tengan un lugar de encuentro con nuestra historia».

Irene García ha destacado el valor de «poner las herramientas que estén a nuestro alcance para que esa parte de la historia que algunos de manera tozuda han querido ocultar para tantísimas generaciones no quede en el olvido». «El día que seamos capaces de completar nuestra historia, de completar la historia de tantas familias gaditanas, seremos capaces de vivir en un espacio de convivencia y de paz», ha añadido.

El presidente de la Asociación Foro por la Memoria del Campo de Gibraltar, Andrés Rebolledo, cree que este nuevo centro es «un referente a nivel nacional» porque «desde luego ahora mismo no hay nada igual en todo el país». Así, Rebolledo ha destacado la necesidad de lugares de divulgación como este porque «hay una asignatura pendiente muy grande en este país, a nivel de estado» con la recuperación de la memoria de las víctimas de la represión franquista. «Nuestro objetivo es poner las herramientas para que las nuevas generaciones y la sociedad en su conjunto se haga dueño de esa gran asignatura pendiente y que entre todos podamos resolverla», ha apuntado.

Pocos días antes de su inauguración, la Casa de la Memoria ha recibido una nueva donación: una pistola usada durante la represión franquista que un vecino de Alcalá de los Gazules ha cedido a través del servicio de Memoria Histórica y Democrática de la Diputación de Cádiz.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios