ARTÍCULO PROMOCIONADO

¿Qué tipo de crédito pedir y cómo hacerlo?

Las necesidades de los españoles provocan el alza de la solicitud de créditos en entidades menos tradicionales que las de antaño

Actualizado:

Ya sea la situación de precariedad generalizada o el problema social que ha acarreado la crisis económica, muchas personas y familias se ven en la obligación de tener que recurrir a préstamos para poder salir hacia adelante. Ello siempre ha sido visto como algo problemático, pues supone un endeudamiento temporal, pero la normalización de la práctica pone de relieve el hecho de que un préstamo corresponde a una ayuda y no a un factor de endeudamiento. Existen muchos tipos de créditos y diversas entidades pueden procurártelos: es importante, no obstante, analizar la situación y ver cuál se adapta mejor a nuestras expectativas, así como qué organismo nos lo proporcionará.

El crédito más solicitado

El crédito que la gente pide más desde hace unos años es el crédito rápido o urgente, pues es el que más se adapta a las necesidades de los españoles. Resulta que muchas personas se ven en la necesidad de pedir créditos rápidos por no llegar a fin de mes ni poder pagar las facturas más básicas como el alquiler, la luz o el gas. Este tipo de créditos supone una vía de escape a las trabas del sistema en el que vivimos; la posibilidad de pedir un crédito de la cantidad de dinero que nosotros queramos es un factor esencial a la hora de adquirir uno de estos servicios, pues ahora es posible decidir el valor del préstamo para no tener que verse obligado a pedir más dinero del que se necesita. Antes, sí que pedir un préstamos constituía un acto de endeudamiento, pues no podías elegir la cifra: ahora no hay ningún endeudamiento posible.

Resulta que las nuevas tecnologías de ámbito digital hacen que este tipo de crédito también te permita elegir la forma de devolución. Ello implica escoger las cuotas y el momento en el que puedas comenzar a devolverlo. Este es uno de los cambios más importantes que ha sufrido el mundo de los préstamos y los créditos, pues antes debíamos dirigirnos a un banco tradicional para pedirlos; habíamos de hacer una gran cantidad de papeleo y esperar a que el banco tomará su decisión. Muchas veces ésta acababa siendo negativa y nos encontrábamos solos ante el peligro. Las nuevas plataformas que han nacido con internet y su expansión han entendido que el problema reside en esa falta de confianza en el demandante, por lo que han desarrollado nuevas estrategias y formas de trabajo basadas en la fiabilidad. Ello hace que ahora podamos pedir cualquier tipo de crédito sin papeleo, y teniendo el 100% de seguridad en que nos será otorgado. Esta plataformas online respaldan nuestros movimientos y nos garantizan una continuidad.

Estas nuevas formas de pedir un crédito nos muestran que nuestra situación particular económica podría ir mejor; tan solo hemos de saber dónde hallar la respuesta a nuestras súplicas.

¿Por qué pedir un crédito?

Esta pregunta es la que hay que hacerse justo en el momento en el que se nos pasa por la cabeza la idea de solicitar un crédito. Un crédito no ha de ser el resultado de un capricho y ha de corresponder a una necesidad.

Cuando hablamos de necesidades nos referimos a pedir créditos para poder pagar facturas o tapar agujeros, por ejemplo. También sería comprensible pedir un crédito cuando adviene un pago hospitalario o médico imprevisto. En ese sentido, el crédito urgente y rápido será de nuevo la mejor solución. Además, cuando hemos de pagar los gastos de un acontecimiento familiar como una boda o una comunión, es muy normal que la gente solicite este tipo de ayudas. Comprar bienes básicos como un hogar o un coche también es legítimo. Y la escolarización y la educación de un hijo también, pues sabemos lo cara que puede llegar a ser la matriculación en una universidad española. Además, el estrés de la situación actual somete a la gente a problemas graves y reduce su nivel de vida de forma considerable, por lo que es recomendable pagarse un viaje de vez en cuando para poder romper con la rutina y aliviar tensiones. Pedir un crédito para dicho caso sería recomendado.

Lo importante a la hora de pedir un crédito es estar seguro de ello y ver su situación venidera lo suficientemente favorable como para poder devolverlo.

Si estás pensando en pedir un crédito, toma nota de nuestros consejos y hazlo de la mejor manera posible. Recuerda que un crédito es una ayuda suplementaria para nosotros, y los tenemos a nuestra disposición gracias a diversas páginas web.